12 de February de 2011 00:00

Espejismo ecológico

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Juan Cuvi

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En 1980 se instituyó el Right Livelihood Award, un premio de alcance mundial que reconoce a personas comprometidas con la transformación social. El término right livelihood puede describirse como una forma de vida basada en la honestidad y el respeto activo por los demás y por la naturaleza. Se lo otorga anualmente en el Parlamento sueco, razón por la cual ha sido reconocido como el Premio Nobel Alternativo. En 1983 fue galardonado el economista chileno Manfred Max-Neef por sus aportes teóricos a la creación de una propuesta de desarrollo centrada en la gente, lo que también se conoce como desarrollo a escala humana.

Durante varios años Max-Neef fue profesor de la Universidad de California (Berkeley) y ha sido profesor invitado en importantes universidades de América Latina, Europa y Japón. En septiembre de 2009, en la Universidad de Andalucía, dictó una conferencia sobre la crisis actual del sistema capitalista. Entre otros datos señaló que, hasta ese momento, el salvataje financiero global por la debacle del 2008 había alcanzado la escalofriante cifra de 17 billones de dólares (17 trillones en la nomenclatura norteamericana). Para quienes tengan dificultad en procesar semejante cifra les diré que se representa con un 17 seguido de doce ceros o, lo que es más entendible todavía, el equivalente a 700 veces el presupuesto anual del Estado ecuatoriano.

Esto significa que el mundo está invadido de dinero sin respaldo, al estilo de las tan vituperadas economías “tercermundistas” de antaño, que ponían a funcionar la maquinita de billetes a la primera dificultad. Es más, el planeta habría pasado de una dimensión virtual de las finanzas a una auténtica fantasía financiera.

En la última cumbre ambiental realizada en Cancún, México, se anunció con bombos y platillos la creación de un fondo de 100 mil millones de dólares para combatir el cambio climático en los próximos años (la cifra representa 170 veces menos que la destinada al mencionado salvataje). La iniciativa parte de la creencia equivocada de que el dinero por sí solo resuelve los problemas ambientales, como si fuera posible reforestar los campos sembrando billetes. Tienen razón Evo Morales cuando advierte que lo que se necesita para salvar al planeta son iniciativas concretas, no dinero virtual. Es decir, tendrían mucho mayor impacto las medidas destinadas a reducir la emisión de gases que la inyección de dinero que, por donde se lo mire, implicará un mayor consumo de recursos. Cualquier actividad de remediación ambiental deriva en pago de sueldos (destinados al consumo), movilización (consumo de combustibles), uso de equipos (consumo de materiales), uso de infraestructura (consumo de espacio). Un espejismo ecológico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)