Enrique Ayala Mora

Reforma urgente del bachillerato

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 61
Viernes 21 de diciembre 2018

Una reforma del bachillerato era necesaria en 2007. Se requería adoptar una organización única en todo el país, que al mismo tiempo que estableciera reglas comunes, permitiera la flexibilidad necesaria para diversas situaciones y posibilidades de formación y capacitación. Para la reforma del bachillerato se habían desarrollado varias propuestas piloto. Una de ellas la llevó adelante un conjunto de colegios experimentales del país. Otro venía aplicándose desde 1996, por la Universidad Andina Simón Bolívar, en convenio con el Ministerio de Educación y con la participación de 200 colegios de todo el país.
Estuvo bien que el gobierno correísta eliminará el antiguo bachillerato en ciencias con “especializaciones”. Esa organización anacrónica obligaba a los estudiantes a una prematura opción profesional al iniciar el bachillerato. Pero el correísmo terminó haciendo un desbarajuste.

Suprimió también el bachillerato técnico polivalente, dejando a la inmensa mayoría de los alumnos (alrededor del 90%) con la sola opción del bachillerato general, que solo prepara para la universidad. La posibilidad de obtener algún entrenamiento para una ulterior opción laboral desapareció, dejando a todos los bachilleres atados a ir solo a la universidad. Se habló mucho de potenciar el bachillerato técnico propiamente dicho, pero se hizo muy poco. Además del grave problema creado por la implantación de una sola modalidad de bachillerato, la propia concepción curricular del bachillerato es desarticulada y antinacional. El contenido de las asignaturas es francamente deplorable. Hay un alarde de generalismo vacío y reaccionario, sin preocupación por la realidad nacional y latinoamericana, el sentido de patria, de lo nacional, de lo ecuatoriano, o de la responsabilidad ambiental.

Con una confusa intención multidisciplinaria se entreveró diversas disciplinas, se mezcló Física con Química, se impuso una amalgama informe como “Ciencias Sociales”, eliminando la Geografía e Historia del Ecuador. Las asignaturas de Educación para la Democracia fueron suprimidas. Ya no hay Educación Ambiental, ni una asignatura que sistematice el conocimiento de la realidad nacional. Se eliminó la Cívica y se la sustituyó por una materia de contenido confuso, en que se mezclan temas y niveles de conocimiento.

Es urgente una reforma del bachillerato, que debería comenzar por una reconceptualización de ese nivel educativo, labor que debe cumplirse con un alto nivel de participación real de los maestros, alumnos y padres de familia. Esta participación se redujo bajo el correísmo a pedir que se mande un comentario a una dirección de correo electrónico con limitación de caracteres, sin posibilidad de interactuar. La tarea que se viene es enorme, pero por eso mismo el Ministerio de Educación debe iniciarla ya.