Enrique Echeverría

Elecciones a la vista

valore
Descrición
Indignado 8
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Lunes 13 de enero 2020

En adelante podemos esperar actividad política preelectoral de todo color y novedad.

Es elevado el interés de participar en estas justas cuyo propósito es mejorar la situación de la patria y sobre todo de los pobres, desvalidos, marginados de la fortuna… de quienes los políticos de buena voluntad hablan hasta el cansancio en sus discursos de oferta redentora. Al momento se cuenta con 279 organizaciones políticas con personería jurídica. Fueron eliminados 47 el 31 de octubre, pero al cabo de corto tiempo el TCE dispuso que vuelvan a la vida. ¡Milagro!

Consignemos algunos: Meta, siglas de uno de la costa; Vive y Acción Social y Solidaridad, en Pichincha; Alianza Popular Latinoamericana, en Loja; con el mismo nombre, otro en Los Ríos; Integración Obras Son Amores, de Bolívar. Todos, dispuestos a luchar cívica y desinteresadamente por el pueblo.

Existe un Fondo Partidario Permanente, que ayuda para las campañas políticas con dinero del Estado, proveniente de impuestos, es decir con dinero de nuestros bolsillos. Según la cantidad de votos, de ese Fondo el año -2019- le correspondió: al Partido Social Cristiano, 861.401; al Movimiento Creo, 587.110; al Movimiento Alianza País, 478.325; a Izquierda Democrática, 453.811; a Movimiento Pachakutik, 413.216 y “otros”1’364.660. En total: USD 4’158.523. Esta “modesta” cantidad podría aumentar si atienden favorablemente los reclamos en trámite de Sociedad Patriótica, Democracia Sí, Avanza (aquel del Seguro Social), Fuerza Compromiso Social y Podemos. Por otro lado, bajo el principio de la Constitución de que todos somos iguales ante la ley, algún dinero deberán reservar para las restantes organizaciones vigentes, ya que en nuestro Ecuador que le den plata para “hacer campaña electoral”, es un derecho humano tan importante como la vida misma. ¿De dónde? Fácil, crear otro impuesto al pueblo “soberano”; o quejarnos a la OEA.

Y es que se necesita dinero para tantas cosas. Si se trata de la Asamblea Nacional, su funcionamiento cuesta a los ecuatorianos –incluidos los pobres y desheredados de la fortuna- nada menos que 67 millones para este año 2020. Querían 30 millones más para construcciones nuevas en el complejo Legislativo, pero no fue posible atenderlos.

Desde el inicio del 2020 ya podremos deleitarnos con vistosos desfiles de protesta, paros y huelgas, formación de “frentes” patrióticos, uso de eslóganes de impacto y de fake news (medias verdades), de última moda utilizadas por las diferentes redes sociales. La experiencia ha demostrado que los tales rentes no funcionan, pues el reparto a conseguir por el voto popular no alcanza para tanto aspirante.

Las campañas políticas requieren de mucho dinero y para tener opción a ocupar el primero y segundo puesto de la lista de candidatos, el aporte es cuantioso.