El ahorro educativo se apalanca en 3 productos
Ahorrar para la vejez, una tarea postergada
Guías penitenciarios, rehenes de las bandas
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 28 de …
Criptodivisas también saltan a la cancha
Gobierno pasará reforma tributaria sin cambios y rec…
Adultos mayores recuperan el tiempo de la pandemia
Las UPC cerradas producen angustia en los vecinos de Quito

Educación en valores

Acá sigue en vigencia la dudosa noción de que la llamada educación en valores es necesariamente formación e instrucción religiosa, una especie de cívica de la religión. Una apariencia de que única y solamente la religión puede aportar y administrar valores y de que los valores deben estar influenciados y coloreados por la religión. Como si, en otras palabras, la religión tuviera el monopolio sobre los valores y la posibilidad de distinguir y aplicar lo correcto de lo incorrecto. Lo correcto será, por supuesto, aquello que no se aparte de la religión. Aceptar esta visión equivaldría a argumentar que solamente las personas que profesan y practican una religión tienen valores. Y que, como consecuencia lógica, las personas que no pertenecen o practican una religión, aquellas que tratan los temas religiosos con indiferencia o los que, por ejemplo, no creen en la existencia de dioses, no tienen valores. Los campeones de los valores versus, digamos, los desvalorizados, subcampeones o menos.

En una república laica – es el caso del Ecuador-, al menos en teoría por supuesto- procesar los valores de forma religiosa o identificarlos con la religión, podría resultar discriminatorio. Así, tratar desde la perspectiva de la “educación en valores” a dos personas del mismo sexo que quieran casarse es una violación de sus derechos y una contradicción con la idea misma del republicanismo. Un Estado laico debería proteger a sus ciudadanos sin que importe su orientación sexual o su creencia o falta de creencia religiosa. Que una república, claramente por prejuicios religiosos, segregue a sus propios ciudadanos es, en otras palabras, como crear escalafones: en el escalafón superior siempre estarán aquellos que militen por la “educación en valores” correcta y mayoritariamente aceptada y en los escalafones de menor valía, pues los ciudadanos que naden contra la corriente. Irónicamente, una república privada, una república que toma partido por ciertos ciudadanos en desmedro de otros .

También es discriminatorio aplicar la “educación en valores” a la discusión sobre el aborto. Si, por ejemplo también, una mujer decidiera interrumpir su embarazo, este tema debe ser tratado desde la perspectiva laica. Si a la mujer no se le reconoce el derecho a la intimidad, a la libertad sexual, a la planificación familiar y a la soberanía sobre su cuerpo el Estado, otra vez, crea categorías de ciudadanos: en una esquina aquellos que aplican los cánones de lo políticamente correcto y en la otra los que la sociedad (por prejuicios) trata como relegados y arrinconados.

Con todo lo anterior en mente pr opongo y sugiero que la educación en valores sea, en efecto, educación en los valores del laicismo: en la tolerancia a pesar de nuestras diferencias, en la valoración de la perspectiva ajena, en el respeto a los distintos estilos de vid a.

Suplementos digitales