Miguel Rivadeneira

Educación: eso es cambio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lunes 30 de julio 2012
30 de July de 2012 00:01

Los países que dicen que cambian enseñan los resultados con hechos concretos y no solo con discursos. El principal problema de las sociedades que lograron su desarrollo exhibe sus experiencias. Primero hicieron transformaciones estructurales para mejorar la calidad y trabajaron prioritariamente en preparar, formar, respetar y preservar a su talento humano.

Sin lograr este cambio, un país no podrá salir del subdesarrollo. Más allá de la obra física, el mejoramiento de la infraestructura y las medidas de asistencialismo, que son importantes pero deben ser temporales con la focalización de los más pobres y el incentivo al trabajo y a la producción; la cuenta seguirá pendiente si no se tiene una visión amplia y responsable del futuro.

A propósito de un curso de Desarrollo Nacional en el College Fu Hsing Kan de la Universidad de Defensa de Taipéi, se puede observar in situ los resultados del territorialmente pequeño país Taiwán, que cuenta con una población de 23 millones de habitantes en una isla del tamaño de Pichincha y un notable desarrollo económico, educativo y tecnológico.

Su principal esfuerzo ha sido el cambio radical de su sistema educativo, como antes lo hicieron Finlandia y Singapur, que tienen indicadores entre los 10 mejores del mundo. Taiwán destina hoy el 20,3 % de su presupuesto anual (no del PIB) al sistema educativo, una de las inversiones más altas en el mundo. Cuenta con tres ejes fundamentales: educación con conocimientos generales; educación de forma de vida, moral, de respeto y obediencia a las normas internas; y educación técnica especializada.

Una formación que puede llevar hasta 23 años de estudio: 9 años de básica, 3 de bachillerato, 4 de universidad, 2 de maestría y entre 3 y 5 de un verdadero doctorado. Por cierto, el director de Relaciones Internacionales del Ministerio de Educación y catedrático de la Universidad Nacional de Taiwán, Tony Lin, reconoció debilidades y la necesidad de ajustes. Hay demasiadas universidades: 162 (98 privadas y 64 públicas) y este error va a ser reparado con el cierre de varias de ellas. Empero, hay universidades muy rigurosas (Nacional de Taiwán) que exige el ingreso a un reducido número de estudiantes y avanzó del puesto 84 al 64 en el mundo. Se pasó del inicial modelo inclusivo al proceso de mejoramiento de la calidad.

Un punto fundamental es el trato a su capital humano. Un profesor se inicia con un salario de USD 1 800 y a los cinco años puede pasar a los 2 200. Son bien tratados pero están obligados a someterse anualmente a capacitación y evaluación y jamás pueden paralizar el sistema con cualquier medida de hecho.

Los profesores pueden criticar las políticas internas y no tienen por qué tener miedo, según el catedrático de la Universidad Tamkang, Alexander Chieth-cheng Huang.