Vuelve a sonar la idea de la consulta popular

Una vez más se ensaya la discusión de proponer una consulta popular. Esta vez el tema del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs) reanima el debate.

La propuesta, todavía en construcción, fue uno de los anuncios de la campaña electoral que exhibió el discurso del actual Presidente.

En la semana se volvió a tocar el tema cuando el asambleísta Fernando Villavicencio hizo declaraciones públicas tras un diálogo con Guillermo Lasso. Villavicencio reveló que la idea era formular unos cuantos temas que podrían ser de interés ciudadano. Entre ellos la existencia del Cpccs, la bicameralidad, la reducción del número de legisladores y hasta la práctica de la minería en lugares próximos a las fuentes de agua.

En la vida política nacional los referendos, plebiscitos y consultas populares han sido motor de cuando en cuando del debate y materia de campañas agitadas por tesis contrapuestas. Muchas veces han dado razón de ser y vida a los apoyos políticos de los gobiernos de turno o les han infringido derrotas sensibles en las urnas.
La existencia del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social fue una bandera exhibida por Guillermo Lasso mucho tiempo antes de entablar su última campaña. Durante un año fue parte de su discurso pero no prosperó.
El Cpccs está en la Constitución y fue símbolo de los supuestos cambios de inclusión de la gente en la vida política aunque la revolución ciudadana lo hizo funcional y dependencia de sus propósitos.
El Cpccs transitorio y su líder, Julio César Trujillo, se propuso extraerlo de la carta constitucional. Sus seguidores juntaron firmas y se empeñaron en la tarea pero la Asamblea Nacional anterior ahogó la iniciativa.

Ahora podría volver al debate con una consulta popular. La invención de la elección popular de sus miembros como remedio a los males de un Cpccs dependiente del poder no tuvo buenos resultados. Los ensayos con el cura Tuárez y otros consejeros destituidos dejaron en mal predicamento al ente. Ahora se debate si una consulta basta o se debiera tratar el complejo tema en una constituyente.