Urgente acción para salvar la seguridad social

Las tareas primordiales de la función pública pasan por una visión integral y una acción transversal sobre un universo de materias de nunca acabar.

La crisis de la salud en el marco de prestaciones de la Seguridad Social es evidente y se debe lanzar un SOS.

El Gobierno y el poder Legislativo tienen con los afiliados al Seguro Social una inmensa cuenta pendiente.

Una reforma de fondo exige que se procuren fondos suficientes para atender las múltiples prestaciones: pensiones jubilares, fondos mortuorios, préstamos y por su puesto el compromiso del sistema de salud.

El Seguro Social debe recibir por parte del erario nacional los fondos que se le adeuda (USD 2 149 millones) como parte de los aportes patronales para cubrir a tiempo y de modo completo las pensiones jubilares. Miles de jubilados no pueden esperar. De eso viven aunque sea de modo muy modesto.

La rémora se extiende a la Salud. Aunque han existido compromisos para cumplir con esos valores pendientes con el IESS, no se lo ha hecho.

Los dispensarios y hospitales del IESS asumen una parte de la carga de la demanda nacional que no cubre el Ministerio de Salud ni la medicina privada. La estructura hospitalaria se quedó corta frente a decisiones del pasado que agregaron el servicio a los familiares de los afiliados sin dotar del financiamiento suficiente. Además la corrupción ha hecho su parte en devorar los recursos y la pandemia mostró la cruenta cara de la acción delictiva aun no suficientemente investigada ni castigada.

Además, la falta de medicamentos es palmaria y las prestaciones de salud se efectúan al límite del colapso.

Un reportaje de este Diario, publicado ayer, mostró que cada mes el IESS debe destinar USD 168 millones a la salud. Pero no alcanza y falta cada mes un total de USD 54 millones, así, el fondo está en cifras magras. Hay solo USD 20 millones. La situación exige acciones inmediatas.

El tema de salud del Seguro es parte de una reforma integral y a fondo para que el concepto solidario y subsidiario de la seguridad social perviva y el IESS no entre en bancarrota.