Un tren en la Costa pone a soñar en el futuro

valore
Descrición
Indignado 22
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 6
Contento 31
Jueves 11 de octubre 2018

El Presidente sorprendió con su idea de un tren playero. Pero la propuesta no quedó ahí. El Ministro de Transporte anuncia ya los estudios para esta obra en la que el sector privado habrá de entrar con capital y tecnología.

El anuncio pone al Ecuador a pensar en una obra que pudiera traer múltiples beneficios. El proyecto tiene una serie de complejidades cuya explicación debe ser sistemática y realista, pero sin duda unir por vía férrea a Guayas, Santa Elena y Manabí es una idea audaz y prometedora.

Durante la realización de la obra -cuya primera fase se estima en 26 meses- la generación de mano de obra y la llegada de capitales pueden convertirse en un gran motor de la economía de la zona, con un beneficio social innegable.

Pero el impacto permanente podrá medirse en los beneficios que pudieran sentirse en las economías locales de las zonas que atravesará la línea férrea. En Posorja habrá un puerto grande, de aguas profundas, y la mercadería se puede movilizar desde y hacia ese puerto a gran velocidad y a menor costo. Los aspectos positivos son múltiples y transversales.

El ahorro de energía -es obvio suponer que deberá funcionar con energía hidroeléctrica que para entonces será ampliamente superavitaria- bajará sensiblemente el consumo de combustibles fósiles y eliminará el dolor de cabeza de tener que importar dependiendo de los vaivenes del mercado.

Junto a ello, el turismo, que es factor multiplicador de fuentes de empleo, motivará a zonas hoy quizá deprimidas o todavía no suficientemente potenciadas. Hoteles y atractivos -junto al valor de los productos naturales y sabrosos- serán la parte amable del tren playero propuesto este 9 de Octubre por Lenin Moreno.

Por supuesto, también está la posibilidad de movilizar la producción, agrícola, sobre todo, entre las tres provincias y hacia el exterior.

Ahora hay que emprender estudios con sustento técnico, cautivar a la comunidad inversora del mundo y hacer realidad un sueño que, de cumplirse a cabalidad, puede mejorar la calidad de vida de la gente.