Por una solución técnica del transporte en Quito

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 10
Sábado 12 de diciembre 2020

Hay que comprender que cuando entre en vigor la operación plena del sistema de Metro en Quito ya nada será igual. Los usuarios tienen derecho a ser tratados con respeto, eficiencia y con una tarifa asequible.

El Cabildo da un paso y expide la ordenanza que crea el Sistema Integrado de Transporte Público. La idea es servir al usuario por sobre todas las cosas y no a intereses de propietarios de buses que, ganando dinero, deben dar un servicio óptimo.

Ya se resolvió la tarifa unificada. Un asunto importante es el reordenamiento de los 246 trayectos que existen en la actualidad. Serán 275 y hay que calibrar adecuadamente los flujos de la flota y los horarios de servicio. A ello se debe sumar, por descontado, la calidad, higiene y seguridad que merecen los usuarios.

Todo este nuevo engranaje debe contener una visión global y técnica de precisión. Es una apuesta fuerte por reordenar la movilidad en Quito, cuando nos preparamos para tener el nuevo servicio del Metro. A propósito, el concurso de ofertas debe apretarse, no cabría una entrega a dedo de contratos con empresas preestablecidas ni plazos cortos de operación. Hay buenas y eficaces operadoras en el mundo, aunque son pocas y todas son conocidas. La ciudad exige transparencia y celeridad.

Las autoridades dicen que en abril comenzará la operación, mas todavía no hay adjudicación, ni siquiera arranca el concurso y los sistemas colaterales de seguridad, puertas, tarjetas electrónicas requieren de gran coordinación. No cabe demagogia. Hay que hacer las cosas bien.

La semana que entra se cumplen 25 años del Trolebús, debemos resaltar la gran ayuda para facilitar la comodidad del viaje y los tiempos. Se constituyó como columna vertebral del sistema de transporte urbano.

650 000 personas se desplazaban por el trole antes de la pandemia diariamente y en esta emergencia cada día toman el Trole 190 000 pasajeros.

Luego llegó la Ecovía y ayudó. Ahora aguardamos al Metro. Todo debe funcionar de modo coordinado en pro de los usuarios, su comodidad y sus tiempos de viaje.