Silencio electoral, hora de reflexión para votantes

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 132
Sorprendido 0
Contento 93
Jueves 08 de abril 2021

A la medianoche de hoy, conforme al mandato legal, llega el silencio electoral; empieza la jornada de reflexión cívica para la definición clave: el voto para el presidente 2021-2025.

En la práctica, ese silencio empezará horas antes en ocho provincias donde rige el toque de queda, obligado por el azote del coronavirus y sus efectos de alto contagio.

El covid ha marcado la historia planetaria y, sin duda, también, la historia del país y particularmente de esta campaña electoral tan atípica, al punto que trastocó las ofertas habituales por una primordial: la salud y las vacunas suficientes y oportunas.

La campaña ha sido corta, ciertamente. Primero, por el calendario de segunda vuelta; segundo, por los avatares de los reclamos de los votos de los candidatos que llegaron en segunda y tercera posiciones en la primera vuelta: Guillermo Lasso y Yaku Pérez; tercero, por las limitaciones a las concentraciones masivas, tan acostumbradas en épocas pasadas.

Con la radio y la televisión -menos empleada que otras veces- y la incursión de las redes sociales, todo ha ido cambiando. Expertos en decir mentiras y divulgar mensajes malsanos con noticias falsas y calumnias han hecho su propia fiesta y cosecha de dinero de sospechosa procedencia. Su efectividad en el largo plazo y la democracia es dudosa y hasta inútil.

La pandemia cambió los procesos productivos, se llevó vidas y perforó la economía y, justamente por esa razón, el voto del 11 debe ser razonado, libre y de honda significación.

Hace falta levantar al país, darle sentido con una clara respuesta social, ánimo y solidaridad en la libertad y los valores democráticos y la recta intención de los gobernantes para salvar al país. Crecer, enrumbarse hacia la prosperidad, la justicia social y el bienestar colectivo con opciones de progreso para todos.

El voto debiera ser positivo; los indecisos son cada vez menos y definirán el destino de la elección el domingo. Junto a esa actitud, el respeto a la voluntad popular y la pureza del sufragio pueden ser decisivos a la hora de buscar diferencias para encarar los episodios futuros.