Sentencia por caso Sobornos, sin precedentes

valore
Descrición
Indignado 121
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 116
Martes 21 de julio 2020

El fallo de segunda instancia reafirma la sentencia de ocho años de prisión para el expresidente Rafael Correa y el exvicepresidente Jorge Glas, sus funcionarios Alexis Mera, Vinicio Alvarado, Walter Solís, María de los Ángeles Duarte, Viviana Bonilla y 10 empresarios.

El caso Sobornos fue fallado en primera instancia el 7 de abril y ratificado ayer, una vez que los imputados, salvo uno, apelaron aquel veredicto. Solo en cuatro casos los jueces tomaron parcialmente en cuenta los pedidos de los abogados defensores.

La sentencia no tiene precedentes en el país. Jamás habían sido condenados un ex presidente, un ex vicepresidente y varios funcionarios con nivel ministerial, en un mismo proceso. Glas guarda prisión por otra sentencia ejecutoriada en un caso relacionado con los contratos de la empresa Odebrecht en el país.

En esa causa no avanzan los procesos por presuntos delitos conexos, como parte del affaire que no solo sacudió al país sino al continente.

En el juicio que ayer fue motivo del fallo, algunos ex miembros del gabinete del gobierno anterior tienen, de momento, medidas sustitutivas. Otros han eludido la acción judicial.

Una vez notificada la resolución que no dio paso a la apelación de la condena, puede venir la etapa de casación, siempre y cuando los defensores de los sentenciados la planteen formalmente, lo cual ya se anunció.

La casación es un recurso extraordinario, técnico y procesal, para garantizar el debido proceso en las sentencias. Podrán interponer el recurso en un máximo de cinco días hábiles.

El expediente se remite a la Corte Nacional y se designa un nuevo tribunal por sorteo. Puede denegarse el recurso o aceptar su tratamiento. Si se niega en tres días se notificará para que el Tribunal anterior pida su publicación, con lo cual quedaría como sentencia en firme.

El país seguirá con interés el desenlace del juicio por cohecho alrededor de una presunta estructura delictiva al más alto nivel para obtener fondos de campaña a través del cohecho, en épocas de grandes contratos y de supuesta abundancia fiscal.