Reflexión militar sobre los días de convulsión

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 31
Sábado 26 de octubre 2019

La ceremonia castrense fue el campo de galas y ceremonias pero también de la severa advertencia de riesgo regional.

El teniente general Mauricio Campuzano, comandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, dio un claro mensaje al país y al mundo.

La advertencia del alto militar alude a un plan de desestabilización regional. Hizo relación a las turbas enardecidas de los días de protesta, con intereses ideológicos y apoyadas por acciones extremistas.

La respuesta operativa de las Fuerzas Armadas se vio mermada por la falta de oportuna información de inteligencia militar, una de las causas de los cambios operados estos días en el Alto Mando y el Ejército.

Campuzano hizo relación en su discurso a las limitaciones operativas, a la falta de equipo y material y a la falta de renovación de la flota. El incremento fue anunciado inmediatamente: se incorporarán 10 aviones y 10 helicópteros.

Las expresiones de Campuzano aludieron también a la falta de claridad en conceptos como el uso progresivo de la fuerza y las tareas específicas para operar en estados de excepción, o medidas más drásticas como el toque de queda.

Uno de los factores positivos de los días de revuelta y de duras manifestaciones y ataques terroristas es que no se llegó a escenarios extremos. Pero hubo, ciertamente, demandas sobre una más nítida protección de los derechos y libertades de las personas, el cuidado de los bienes privados y públicos y un plan más solvente para vigilar la integridad de sectores estratégicos cuya custodia es uno de los deberes militares.

La seguridad del presidente Lenín Moreno, la recomendación de trasladar el Gobierno a Guayaquil y la conjuración de las consignas y afanes golpistas es otra de las noticias positivas de la jornada.

El vicepresidente Otto Sonnenholzner estuvo en el aniversario de la Fuerza Aérea. Un nítido mensaje del poder civil y el poder militar, para preservar la democracia y la paz. Ahora es el tiempo del diálogo, de la evaluación de las lecciones aprendidas y del mejoramiento estratégico.