Las recaudaciones crecen por la remisión tributaria

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Miércoles 26 de diciembre 2018

A falta de dos días para que se cumpla el plazo otorgado por el Gobierno (28 de diciembre) y con datos exhibidos en la página web del Servicio de Rentas Internas cerrados al 23 de diciembre, se había llegado al 95,31% de la meta propuesta por remisión.

El esquema consiste en la condonación de intereses, multas y recargos de orden tributario a todas aquellas empresas y personas naturales que mantengan deudas con el fisco, a condición de pagar íntegramente el capital hasta el 28 de diciembre.

La Caja Fiscal ha recibido USD 573 millones y hay que esperar el cierre definitivo de lo recaudado cuando culmine el plazo del 28 de diciembre y el organismo tributario entregue al país las cifras finales.

Esa meta se propuso el Gobierno para sumar ingresos y paliar la asfixia fiscal, frente a una deuda abultada y un gasto fiscal exigente.

En ambos terrenos, los esfuerzos de una política fiscal sana deben conjugarse con más recaudación -ojalá como fruto de una reactivación económica-, gastos ordenados y austeros y factores externos que no pueden ser controlados por las políticas públicas, como los ingresos por exportaciones petroleras.

La remisión de intereses a los morosos es una apuesta que el Gobierno plasmó en la Ley Orgánica para el Fomento Productivo. Sobre esta última, síntesis de largos debates internos del Régimen y contraste con diversos actores de la dirigencia empresarial, no hay unanimidad. No se logró contentar a todas las partes, pero es un camino hacia una estabilidad que merece el país luego de que el Gobierno encontró que la mesa servida era solamente un muestrario del despilfarro del anterior Régimen.

Esa Ley, que para el ministro Richard Martínez es todo un plan económico, habrá de ser puesta a prueba con resultados. La rebaja de los subsidios en los combustibles que exoneran al transporte público y a la industria que depende del diésel para su producción, es otra señal adecuada no exenta de sacrificios.

Ahora hay que esperar la reacción de la comunidad internacional.