Reactivación, un camino difícil pero indispensable

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 16
Martes 01 de septiembre 2020

El país debe trazarse un norte: reactivarse no es una opción sino una necesidad urgente, cuidando a la vez la salud.

Los datos de las unidades sanitarias al límite y la congestión en Unidades de Cuidados Intensivos son una realidad que no cabe olvidar.

Dentro de poco finaliza el estado de excepción y entonces el cuidado personal tendrá protagonismo. La responsabilidad es de nosotros.

Quito va abriendo puertas al comercio, todavía de modo paulatino, y con temor ante los contagios. De hecho, no es cuestión solamente de que los locales se abran: la gran mayoría de gente no tiene dinero disponible. Muchos perdieron su trabajo y están agobiados por las deudas.

En Pichincha, el 43% de los comercios se perdió en los seis meses de la pandemia que azotó al mundo.

Guayaquil, en cambio, mantuvo la exportación y el comercio como estandartes, aunque sufrió en los primeros meses un duro embate que significó miles de muertes. Hoy ayuda a contagiados de otras ciudades y abre servicios que fueron cerrados.

Cuenca muestra una reactivación, aunque los hospitales centinelas están al límite. Otro caso significativo es Ambato y la provincia de Tungurahua. Allí, el 80% del sector productivo se paralizó por la pandemia.

Cueros, textiles, calzado, el comercio, la construcción y el sector metalmecánico fueron los afectados. Cabe recalcar, empero, que la agricultura, la avicultura y el sector de la producción de alimentos no pararon un solo día, fueron un ejemplo.

Este Diario emprendió desde el sábado pasado un recorrido por las siete ciudades con el PIB más alto del país y encontró semejanzas y diferencias. Antes, ya había constatado que el sector productivo del campo nunca se detuvo para alimentar al país e incluso para exportar.

Es el modo de contribuir cívicamente. La reactivación debe ser transitada con una gran responsabilidad e higiene, cuidado extremo y acción personal y comunitaria. Levantemos la economía cuidando la salud.

Son las autoridades nacionales y locales las que deben marcar el camino con planes y acciones.