Quito y su nueva hoja de ruta, desde el Cabildo

La capital tiene nuevas autoridades en el Concejo y hoy apuesta a una reorganización interna que permita establecer una agenda de trabajo prioritaria.

El agobio alrededor de las controversias judiciales derivadas de los procesos impulsados por quienes se disputaban la Alcaldía mermó el ánimo de los quiteños y eso afectó.

El pronunciamiento de la Corte Constitucional zanjó las diferencias sobre la remoción alrededor de Jorge Yunda y eso definió la posesión de Santiago Guarderas en el cargo.

El desafío del nuevo Alcalde es enorme. La reactivación económica de la ciudad, el modelo de gestión del Metro de Quito, la creciente inseguridad, el control de la pandemia y la gobernabilidad en el Municipio son algunos de los temas prioritarios que deberán tener un derrotero claro, para la renovada administración.

Se dio un primer paso en esa visión de cambiar los procedimientos internos en el Cabildo. La expedición de un Código de Ética busca establecer las reglas de conducta alrededor de la gestión de los colaboradores, para que no se repitan hechos como aquellos que en este momento se tratan en instancias judiciales, con el involucramiento de familiares de las autoridades.

La gobernabilidad interna no será fácil. La marcada división entre los concejales puede frenar aquellas iniciativas que, más allá de los verdaderos intereses de la ciudad, sean abordados desde una perspectiva política y con miras a las próximas elecciones. Ese escenario preocupa.

Entre las primeras acciones adoptadas está la designación de varios funcionarios que guiarán el trabajo en las secretarías municipales. Lo menos que se puede esperar de ellos es un trabajo probo y ajeno a los ­intereses particulares.

A la nueva autoridad le restan 19 meses para marcar esa nueva hoja de ruta que Quito tanto necesita; por ello se espera que el plan de trabajo que se vaya a implementar sea un reflejo de ese compromiso por reactivar al Distrito con liderazgo. Es momento de superar la crisis derivada de la remoción y ofrecer salidas a los serios problemas de la ciudad.