La propuesta de un cantón en torno a Quito

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 20
Sábado 08 de febrero 2020

Quito se ha vuelto una ciudad difícil. Varios factores se juntan a la insulsa acción del Cabildo para atender las expectativas ciudadanas.

Esta semana se ha hecho pública la iniciativa de una Junta Cívica, legalmente constituida, con el fin de impulsar un nuevo cantón.

El espacio sería aquel de las parroquias de Cumbayá, Nayón, Tumbaco, Pifo y Puembo. Otras zonas aledañas al norte de la ruta E 35 podrían juntarse a este nuevo espacio.

Para llevar a la práctica la propuesta debe realizarse una consulta popular. Además hay otros requisitos que debieran cumplirse previamente: que las parroquias solicitantes estén juntas, tengan al menos diez años de creación, contar con informes favorables para adelantar la desmembración del gobierno provincial y del ente nacional planificador.

Según el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos, estas zonas tienen más de 171 000 habitantes.

La filosofía de la separación se basa en la falta de atención a temas clave como seguridad, vialidad y obra pública. El Cabildo quiteño, según los miembros de la Junta Cívica, integrada por 70 personas, no los atiende y destina magros recursos pese a los impuestos que aporta el sector.

Por ahora en el Cabildo hay opiniones divididas. Muchos concejales piensan que no se obtendría ningún beneficio para sus habitantes y hay otros que ven con buenos ojos la propuesta. Harán falta estudios y puntos de vista. La verdad es que la topografía de Quito y la composición de su población la hace una ciudad con mucha diversidad y sin conexión vial, y a veces tampoco cultural.

El Valle de Los Chillos, por mencionar un caso, tiene una parte en el cantón Rumiñahui y otra pertenece a Quito. Calderón y Carapungo nada tienen que ver con los otros valles circundantes y un habitante del sur de Quito tiene pocos puntos en común con uno de Pifo, por ejemplo.

Otras ciudades del mundo tienen varios alcaldes y un burgomaestre mayor y funciona bien la descentralización. Ese, en Quito no ha sido el caso. El debate recién empieza, pero los argumentos son palpables.