Prevención ante situaciones de emergencia

El Distrito Metropolitano de Quito acaba de pasar una experiencia de pánico por el sismo registrado el martes, que causó daños en infraestructuras.

Esta experiencia puso de manifiesto la necesidad de que la población esté preparada para afrontar situaciones de ese tipo. Uno de los mecanismos que permiten evaluar el grado de reacción de la comunidad son los simulacros, para conseguir una formación adecuada en situaciones de emergencia y prevención, así como para conocer las capacidades de reacción y actuación de la gente.

Debido al confinamiento originado por la pandemia, en las principales ciudades del mundo se suspendieron estas actividades para evitar contagios con el coronavirus.

Conforme la población se va inmunizando se están retomando los simulacros, sobre todo en los países que han sufrido terremotos. Uno de ellos es México. Aunque se realizan desde 2004, estos ensayos adquirieron un significado especial el 19 de septiembre de 2017 por una trágica coincidencia. Ese día, tras un simulacro convocado por los 32 años del terremoto más mortífero registrado en la nación azteca, el centro del país se estremeció con un sismo de 7.1 que se cobró la vida de 370 personas,
228 de ellas en la capital.

De esas experiencias hay que sacar lecciones que ayuden a minimizar los daños y las pérdidas que pueden ocasionar los sismos. Ecuador no es ajeno a esa realidad y en la memoria de los ciudadanos están los devastadores efectos que dejó el terremoto de 7.8 grados, del 16 de abril de 2016, cuyo epicentro fue Pedernales. El balance final: 671 víctimas mortales.

La ciudad de Guayaquil hace poco retomó la realización de simulacros con la población, sobre todo en las zonas con edificaciones más grandes. Los ejercicios sirven para tomar correctivos y reaccionar a tiempo.

Para atender eficazmente el impacto de los desastres es necesario disponer de planes de preparación y respuesta que faciliten el desarrollo de acciones organizadas y coordinadas. Los simulacros deben efectuarse con frecuencia, con el fin de ser evaluados, ajustados y actualizados.

Suplementos digitales