El Presupuesto 2019 apuesta al petróleo

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 7
Domingo 04 de noviembre 2018

La Pro forma Presupuestaria 2019 llegó a la Asamblea dentro de los plazos legales estipulados.

Hay varios vectores desde los que se puede examinarla y la tarea de analistas y expertos recién empieza. Su lectura será clave para entender e interpretar los lineamientos de esta hoja de ruta de la vida nacional.

Según la Pro forma, el presupuesto 2019 asciende a USD 31 318 millones, un alza del 1,7% respecto del codificado del 2018. Si se estima el rubro que se destinará a comprar combustibles, esa suma ascenderá a 36 159 millones, 6,6% más que el del 2018.

De allí la importancia de aumentar la generación hidroeléctrica y la interconexión, lo cual le puede ahorrar ingentes recursos al erario nacional.

El Presupuesto se elaboró con un eje clave: el ingreso petrolero. Si bien el precio internacional depende de factores exógenos a nuestra economía, la idea es que Petroamazonas cuente con apoyo económico del Gobierno Central para mejorar la extracción y comercialización de crudo, no solamente con la entrada en producción del campo Ishpingo, a mediados del año entrante, sino con la aprobación de nuevas licencias ambientales y la inversión en otras áreas petrolíferas.

Un tema específico del nuevo Presupuesto es la voluntad política y la consecución de recursos para afrontar la deuda del Estado con el IESS.

En una primera fase, la deuda del 40% en pensiones jubilares contemplará USD 1 240 millones. Faltará afrontar y establecer los montos para deu­das de atención médica para jubilados, amas de casa y personas con dis­capacidad y enfermedades catastróficas, en la línea de la visión social que el Presidente siempre remarca.

En cuanto al peso de los empleados públicos en el Presupuesto, los rubros en salud, atención infantil, educación y seguridad son importantes y en ellos se ha puesto énfasis.

Un tema esencial que se debe clarificar es la situación de las empresas públicas que puedan ser vendidas y cuyas áreas podrían pasar a manos u operaciones privadas, librando al Estado de una pesada carga y alivianando futuros presupuestos.