La salud, la convivencia y la economía cambian

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 10
Sábado 21 de marzo 2020

Si hace unos pocos meses alguien habría dicho que el mundo pronto sería otro, se lo hubiese puesto en duda.

El cambio climático y el calentamiento global, el hambre, la inminencia de una guerra con impactos planetarios iniciada en Oriente Próximo parecían las amenazas.

El mundo científico adelanta en avances y descubrimientos y navega por las autopistas de la información.

Hoy el paisaje planetario ya no es el mismo. Hay ciudades abandonadas que lucen como pueblos fantasmas. Personas con máscaras y emergencias sanitarias invaden los medios de comunicación y las redes.

China fue el núcleo del coronavirus y hoy ve cómo se atenúa su primer impacto. La pandemia se expandió a una velocidad inusitada. Europa es el epicentro del covid-19.

Italia conmueve. Los ataúdes arrumados y los crematorios saturados son el impacto macabro que hasta ahora se ha llevado más de 4 000 vidas y tiene más de 47 000 contagios.

Desde Milán a Bérgamo ahora corre peligro Sicilia y varias de las grandes ciudades se ven acechadas.

Un apunte importante. En Milán todo el transporte público opera para médicos, trabajadores de la salud, de los centros de medicinas y abastecimiento de productos y para los periodistas. El pico de la pandemia todavía no llega. Puede ser peor.

España fue el segundo país europeo invadido por el siniestro virus. Ciudades aisladas, confinamiento y el temor que cunde. Los casos de contagio bordean los 20 000 y las muertes superan las 1 000.

Francia se alerta. Hay 450 muertes y más de 12 600 personas con el coronavirus. Macron llama a respetar el encierro por la salud de todos.

Europa cerró fronteras. En nuestro continente, Chile declara catástrofe y hay medidas extremas. Toque de queda y confinamiento en Argentina. Perú, con serias restricciones. Brasil profundiza precauciones.

Colombia se alerta y hace simulacros de aislamiento masivo.

El mundo ya no será igual. Tras la crisis, en un par de meses, deberemos emprender el camino, crecer, ser más solidarios que nunca.