Moreno y la Unasur

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 79

Los símbolos son importantes. Ayer, el presidente Lenín Moreno le dijo a la prensa extranjera que el edificio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) es un elefante blanco y que habrá que destinarlo a un mejor uso.

Inaugurada con pompa por el anterior Gobierno a costa del erario nacional, la infraestructura no sirve para las funciones planificadas. Moreno recordó que Argentina, Colombia, Chile, Brasil, Paraguay y Perú han pedido la salida del organismo creado en 2011.

Algunos de esos países han ido optando por gobiernos de signo político distinto al denominado Socialismo del Siglo XXI. Adicionalmente, la falta de consenso desde inicios del año ha impedido que la Secretaría funcione.

Moreno defiende la existencia de un organismo sudamericano, y aduce la falta de desarrollo de la Unasur a errores humanos y a “fantasmas ideológicos”. Pero es evidente que está marcando distancia con animadores ideológicos como Nicolás Maduro y Evo Morales, en un contexto de paulatino deterioro de la tendencia.

En la línea más dura está el presidente electo de Colombia, Iván Duque, quien pidió, durante su reciente visita a la Organización de Estados Americanos, acabar con la Unasur y cerrarle espacios al gobierno de Nicolás Maduro.

Varios líderes de la tendencia tienen problemas con la justicia y otros, como Daniel Ortega y Maduro, ejercen un poder abusivo. El Presidente envía un mensaje de saludable distancia.