Gobierno hace importantes ajustes al gasto fiscal

El Presidente hizo varios anuncios en el recorte del gasto público; la rebaja de horas de trabajo y sueldos, con excepciones, es la clave. Hay otras medidas que acompañan la difícil decisión.

Frente a la nueva realidad socio económica y de salud pública, el Régimen da un giro y hará ajustes importantes.

La idea es ahorrar alrededor de USD 4 000 millones, algo significativo para la ya escuálida caja fiscal.

La tragedia humanitaria que vive el país y el mundo obliga a sacrificios.

Los sectores productivos y laborales ya están sufriendo severos impactos. Cada vez hay más ecuatorianos sin trabajos; otros deben apretarse.

El Presidente anunció la rebaja de los salarios del sector público temporalmente. Igual, la jornada laboral.

Pero hay excepciones absolutamente comprensibles: todos los trabajadores de la salud y seguridad.

A los maestros se les reducirá parcialmente su salario pero de modo menos severo que a otros servidores.

Se busca un ahorro de USD 400 millones con estas acciones.

Los contratos ocasionales cesarán. Esta es otra medida dura pero indispensable para ordenar el gasto.

Además se instrumentarán más fusiones de entidades estatales.

Otras ya no existirán. Habrá anuncios en ferrocarriles, correos y Tame.

Lo propio sucederá con los medios públicos. Otras empresas del Estado no tienen razón de ser.

El Gobierno defiende el esfuerzo de pagar los intereses de los bonos: la comunidad internacional ya da recursos al país para atender a la salud.

Además, una vez que se hace este gran esfuerzo, la renegociación de la deuda debe ser un buen camino.

Se espera más ayudas solidarias internacionales, créditos blandos y a largo plazo para levantar la producción y sostener los empleos.

La dirección de los dineros de la CAF, a través de la Corporación Financiera Nacional, es vital.

Apuntalar a los sectores productivos es una de las más grandes urgencias. Además, el aporte de la banca con tasas de interés asequibles debe primar en esta hora de asfixia.

Se trata de atender especialmente a las pequeñas y medianas empresas.

La rebaja de gasolinas extra y eco y del diésel se puso en vigor. Habrá una franja para evitar vaivenes por el precio internacional. Un piso y un techo hasta una futura focalización.