La eutanasia se abre camino y es legal en España

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 24
Domingo 21 de marzo 2021

Morir por voluntad propia. Una larga lucha por la defensa de una muerte digna -en casos extremos de una vida en el callejón de una muerte dolorosa y sin solución médica posible- se zanjó en España.

Con 202 votos a favor, 141 en contra y dos abstenciones, el Congreso de los Diputados allanó ese camino luego de un intenso debate, que ha tenido en la sociedad española largas décadas de tensiones y discusiones.

El ser humano no controla todas las instancias de su vida, mientras que la hora de la muerte -por lo demás, lo único seguro desde el día en que nace- no está predeterminada.

Pero el caso de la eutanasia no pasa por la dura decisión de quitarse la vida y tiene hondas connotaciones que atañen a lo ético y lo religioso y constituye un debate científico.

Además, cobra un profundo sentido humano y sobre todo solidario con el dolor, que muchas veces se torna insoportable para una persona desahuciada. En muchos casos, ese dolor que no cesa destruye la vida emocional de familias enteras.

Los conceptos deben estar bien definidos, ser claros. Eutanasia es la decisión de la persona con intervención médica que acelera la muerte del paciente para no prolongar la agonía. No es lo mismo, aunque se crea que se parece, que los cuidados paliativos o la ayuda al bien morir con intervención de un médico.

España se suma a la lista de un puñado de países donde la eutanasia es legal. Holanda, Luxemburgo, Canadá y Bélgica y el Estado de Victoria, en Australia, ya la practican.

La muerte asistida con consentimiento es a duras penas legal en pocos estados de Estados Unidos.

El debate es complejo y siempre debe comprobarse fehacientemente que el dolor sea insoportable, y que la agonía puede prolongar ese dolor del paciente. En consecuencia, los conceptos de la solidaridad y la misericordia confluyen en un acto polémico de honda significación.

La dura decisión de la eutanasia debe estar acompañada de altos criterios éticos, científicos y humanos sin los cuales no debiera practicarse. Lo sucedido en España aviva el debate.