Los apuros fiscales de fin de año

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Martes 03 de diciembre 2019

La liquidez de las arcas fiscales suele reducirse en diciembre debido a los pagos de deuda y del decimotercer sueldo en el sector público. Este año se presenta aún más complicado porque el Gobierno no ha podido concretar medidas económicas que aliviaban las necesidades fiscales, entre ellas, la eliminación de subsidios a los combustibles y la reforma económica.

Las dos medidas ponían al Gobierno en mejor posición para cumplir su plan de inversión y garantizar el pago de la deuda pública. La negativa a ambas iniciativas no solo disparó el riesgo país sobre los 1 000 puntos; también mantiene en espera desembolsos del Fondo Monetario Internacional por USD 500 millones, muy necesarios en diciembre.

El actual nivel de riesgo país también vuelve inviable una emisión de bonos en el mercado internacional, pues aquello implicaría pagar una tasa de interés muy alta, de un 14%.

En este escenario, el Ministerio de Finanzas anunció la semana pasada la emisión de deuda interna por USD 1 936 millones para lo que queda del presente año y el 2020.

La nueva emisión de bonos, hasta por 20 años, se realizará por etapas y servirá para pagar a quienes tienen bonos que están por vencer. Esta operación, conocida como ‘roll over’, no debiera implicar un aumento en el saldo de la deuda, ya que únicamente se cambiaría un bono por otro con mayor vencimiento. Es decir, se alargaría el pago de esas obligaciones. Una de las instituciones que tienen este tipo de bonos es el IESS, lo cual limitaría su liquidez y, por ende, la capacidad para ofrecer más créditos.

La mayor parte de la nueva deuda interna servirá para canjear los bonos que están por vencer, pero eso implica que otra parte sí se utilizará para financiar al Fisco y eso aumentará el saldo de la deuda pública. Finanzas argumenta que servirán para financiar programas de inversión y dinamizar la economía el 2020.

La nueva emisión de bonos también evidencia que el Gobierno, en lugar de ajustar el gasto, seguirá financiando el déficit fiscal con deuda, pues tampoco ha logrado respaldo para realizar reformas estructurales.