El 9 de Octubre de Guayaquil por la Patria

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 21
Lunes 08 de octubre 2018

En la noche de un día como hoy y la madrugada del 9 de Octubre, los patriotas lograron triunfar en la revuelta con solo ocho muertos de las fuerzas leales a la corona española. Varias decenas de soldados fueron detenidas.

Pronto conmemoremos el bicentenario de la gesta libertaria donde el papel del patriota José Joaquín de Olmedo fue clave. Él fue proclamado jefe de la provincia, tras la reticencia de León de Febres Cordero, que se consideraba un militar pero renunció el 14 de octubre cuando vio el abuso de las fuerzas que se habían alzado contra los realistas.

A Olmedo le debe la patria su unión, ya que en la asamblea las fuerzas anexionistas a Perú tenían simpatía. En la madrugada del 9 de Octubre, según los relatos históricos los oficiales venezolanos Miguel de Letamendi, Luis de Urdaneta y Febres Cordero se unieron a los patriotas encabezados por el marino norteamericano José de Villamil junto con Antepara, Vivero, Elizalde, De Paula y otros, e hicieron de la fiesta el espacio para la rebelión cívica tomando los cuarteles y proclamando la Independencia.

En la vida republicana el peso de Guayaquil ha sido esencial. Puerto de entrada de las mercaderías y de salida de nuestros productos bandera como el café, el cacao y el banano, que alimentaron a la vida nacional de divisas y de riqueza, fue además un polo de atracción para las migraciones internas de todo el país.

Su situación geográfica y esa condición pluricultural y cosmopolita le dieron personalidad y son hasta hoy fuente de impulso, orgullo y respeto.

Guayaquil ha evolucionado y en los últimos 30 años ha sabido superar las dificultades del desarrollo y el crecimiento desordenados. Las invasiones primero y las demandas de agua potable y alcantarillado se han atendido a ritmo vertiginoso, construyendo al tiempo una red vial que satisface los requerimientos de los puertos, la formación de ciudades satélites de singular importancia.

El Gobierno anuncia un nuevo puente y el pulso de Guayaquil solo se detiene para expresar su grito: ¡Guayaquil libre por la Patria!