Monetización y alianzas, tareas urgentes

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 9
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Martes 11 de febrero 2020

Conceder activos a empresas privadas que puedan sacar mejor provecho para la Caja Fiscal se fijó como objetivo.

Durante varios años se viene discutiendo. Hay quienes piensan que se deberían vender, pero hay normas que lo impiden en algunos casos.

Este Gobierno se propuso adelantar estos procesos y para ello acudió a auditorías, apoyo internacional (como el BID, por ejemplo) o firmas internacionales competentes para fijar los parámetros de estas operaciones a fin de que el país saque réditos.

El programa económico del Régimen se plantea esta meta e incluso se generan expectativas sobre el dinero que podría entrar anualmente para aliviar a la agobiada caja fiscal.

La estimación tanto de la monetización como de las alianzas público- privadas con empresas de prestigio y solvencia reconocida a nivel mundial llevó a registrar en las previsiones presupuestarias los ingresos.

EL COMERCIO informó ayer sobre los magros avances frente a los cuatro activos de más significación.

Sopladora es una gran central hidroeléctrica que se nutre de las aguas de Paute y está planificada hace varias décadas. Está operando pero la constructora no ha entregado la obra al Estado. Tiene como activos USD 953 millones pero faltan informes de Contraloría y valores de multas.

En el caso de la empresa estatal CNT para mayo se tendrán apenas los primeros informes para su monetización. Sería un negocio en marcha rentable, si lo que dicen sus libros es cierto y comprobable.

Otro negocio importante podría ser el Banco del Pacífico. Con grandes números en sus balances, la posibilidad de la llegada de un banco extranjero podría oxigenar la operación bancaria y generar más competencia con la sólida y solvente banca local. La valoración ofrecida no llega.

Otro de los activos que puede generar ingentes ingresos al fisco es el campo petrolero Sacha, conocido como una de las joyas de la corona.

Pese a reiterados anuncios de incursión privada, nada se concreta.La política gubernamental deja que desear en las velocidades requeridas para todos estos procesos.