El Metro activa la economía y el empleo

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 20
Lunes 08 de abril 2019

El Metro va volviéndose una realidad. Su operación deberá estar en plena marcha a finales de año. Pero el proceso de construcción fue benéfico para la economía del país y la ciudad, en medio de la recesión y la falta de empleo.

La excavación y construcción del túnel -concluidas en su totalidad-, así como la etapa actual de acabados y puesta a punto de las estaciones, ha dado empleo a 20 000 personas. 5 000 trabajadores actuaron de modo directo y otros 15 000 tuvieron que ver con esta obra de forma indirecta.

En monto de inversión, esta es una de las dos grandes obras de la historia del país, junto al proyecto hidroeléctrico Coca-Codo Sinclair.

Entre un 75% y 80% de la inversión fue al mercado local. Activó la construcción, el transporte de materiales y escombros, los comercios y los materiales constructivos y de electricidad. Con una economía nacional en crisis, el haber generado trabajo durante este tiempo es un punto a favor.

En este mismo instante, la etapa de acabados, la terminación de las estaciones y las instalaciones eléctricas son el desafío inmediato y es motor de varias actividades conexas.

Cuando el Metro entre en operación, un aspecto importante será el ahorro de combustibles fósiles y el cambio de matriz energética que la capacidad instalada del país permite.

Ahora, un tema clave será que el Cabildo haga todas las gestiones oportunas y transparentes para que el Metro entre a funcionar al día siguiente de la terminación total de la obra y ni bien lleguen al país todas las locomotoras y vagones.

Otro aspecto fundamental es empezar ya la articulación del sistema integrado de transporte, que conecte a la ciudad y sus alrededores y se oriente al mejoramiento de la movilidad de la capital.

Y luego vendrá otro aspecto, el simbólico: la autoestima de la ciudad. El entorno que se debe recuperar en los comercios aledaños a las estaciones. Habrá nuevos operarios de todo el sistema y sus vecinos deben repensar las tareas tradicionales. Hay una gran oportunidad para regenerar la vida económica en torno al Metro, como en las grandes ciudades.