Médicos, sicólogos y peritos para la Fiscalía

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Miércoles 20 de febrero 2019

Una de las tareas que dejó pendiente del Consejo Nacional de la Judicatura(CJ) transitorio fue la contratación de especialistas.

Es importante que el nuevo Consejo haya entregado esa responsabilidad a la Fiscalía a fin de que en el menor tiempo posible complete el cuadro aunque de modo temporal.

En un acto llevado a cabo en el CJ se destacó el encargo, emitido tres semanas después de que el organismo quedó integrado.

Los nombramientos temporales serán de varios expertos en diferentes ramas. Desde médicos hasta sicólogos y trabajadores sociales, se incorporarán a las tareas urgentes que no debieron cesar ni un solo minuto en atención a los delicados casos que requieren de esos peritajes.

La rémora no tiene justificación y las carencias profesionales tampoco.

Varias fuentes revelaron que hubo peritajes que dejaban dudas. La independencia de los peritos de las partes que pueden entrar en conflicto es una condición indispensable.

En cuanto a temas relativos a los peritajes médicos y de abusos sexuales la carencia de profesionales en número suficiente y que puedan actuar oportunamente llevaba a demorar por largo tiempo la evaluación sicológica y la revisión médica. Esa confrontación dilatada lo era tanto, que muchas veces se revictimizaba a las personas agredidas y se les sometía a recordar truculentos sucesos.

Es clave tener médicos profesionales y éticos, sicólogos acertivos y de alta calidad profesional y el acompañamiento de trabajadores sociales que traten con víctimas y les acompañen para llevar el tema en su entorno familiar, de trabajo y amistades.

Como todo está en proceso de transición y consolidación, estos nombramientos temporales pueden ser una buena guía para los cargos definitivos que hacen falta.

Las carencias de peritajes en otros ámbitos han supuesto la acumulación de causas judiciales que, en materia de uso de los bienes y dineros públicos y la corrupción, extienden los dictámenes y acciones de la Fiscalía más allá de la lógica y, como se sabe, justicia que tarda no es justicia.