‘Justicia’ por mano propia, atávica e inhumana

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 4
Viernes 04 de enero 2019

Amparado en supuestos códigos tradicionales de ‘justicia’ por mano propia, otro asesinato colectivo se perpetró cerca de Ambato.

Esta vez, cerca de 500 pobladores de comunidades cercanas habrían llegado hasta el barrio Mirador de la capital del Tungurahua y capturado a dos personas a la que les imputaban dos delitos: abigeato o cuatrerismo y robo de un vehículo. Sin que autoridad alguna mediara ni la acción de los parientes y vecinos de los presuntos delincuentes tuviera efecto alguno, los ataron y les prendieron fuego.

Uno de ellos murió a causa de esta anacrónica y salvaje forma de ejercer ‘justicia’ y otro se encuentra grave en un centro de atención hospitalario.

Una vez más actuó Fuenteovejuna, todos a una, como en la obra de teatro del dramaturgo hispano Lope de Vega. Los victimarios, amparados en el anonimato de la masa, cometen un acto violento, criminal, que en la realidad deberá ser juzgado con rigor.

Nadie sabe -acaso nunca se sabrá - si los acusados por la población enardecida eran o no culpables de lo que se les acusaba, pero nadie puede ni debe, a nombre de la vindicta pública, hacer justicia por propia mano.

En el Ecuador vivimos en un Estado de Derecho, amparados por una Constitución y unas leyes, donde el respeto a la vida de las personas es primordial y no debe ser vulnerado bajo ninguna circunstancia.

Lo peor de todo es que el caso no es aislado, y cuenta en muchas situaciones análogas, con el favor de otras personas o la vista gorda de las autoridades. Es un tema muy grave.

Como sucedió hace poco tiempo en Posorja, donde se dio paso a un linchamiento colectivo ante la pasividad o impotencia de las autoridades policiales frente a la turba enfurecida. Este tipo de delitos colectivos suele quedar en la impunidad y hasta aceptarse como supuesta ‘tradición’ ancestral y aplicación de una pseudo justicia indígena o métodos de castigo anacrónicos y al margen de la ley.

Si la tortura no es aceptable so pretexto de delitos menores, peor el levantamiento de una pira humana con seres inmolados, y menos a nombre de justicia alguna.