¡Independiente campeón!, una siembra fecunda

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 25
Miércoles 13 de noviembre 2019

El país futbolero se vistió de gloria con un nuevo título internacional, esta vez la Copa Sudamericana.

El logro de Independiente ni es de tono menor ni empaña los esfuerzos personales de otros deportistas, como se ha querido contrastar.

La lucha de cada deportista, con sacrificio individual, muchas veces sin apoyo oficial ni privado, se debe poner de relieve, pero eso no es óbice para reconocer esta primera corona continental del equipo de Sangolquí.

Independiente del Valle reivindica a José Terán -cuyo nombre es el antecedente de este equipo de gloria-.

Con apenas una década en la primera categoría del balompié rentado, los resultados han sido de éxito. Es protagonista de cada campeonato. Independiente ha participado con singular entusiasmo y calidad en algunas competencias de máxima exigencia; concretamente la Copa Libertadores y la Sudamericana. Fue vicecampeón de la primera y ahora trajo a casa la Copa Sudamericana. Además, ha conseguido alegrar a sus partidarios -cada vez serán más- y a todos los aficionados ecuatorianos en partidos espléndidos.

Triunfos como los conseguidos en Copa Libertadores en ‘La Bombonera’ ante Boca y finales como las de Quito y Medellín no se olvidarán.

Esta vez, con una nómina renovada casi en su totalidad, Independiente enfrentó a equipos con pergaminos como Unión de Santa Fe, de Argentina; Universidad Católica de Chile, Caracas, el histórico Independiente de Avellaneda, campeón continental y mundial; y Corinthians, el cuadro de mayor hinchada de Brasil que atraviesa un gran momento.

La final fue con Colón de Argentina en la ‘Nueva Olla’ de Asunción, Paraguay, con estadio repleto de hinchas del rival. Más mérito. 3 a 1, dominio con buen fútbol, clima adverso pero temperamento, y hasta un susto en el final, salpimentan el merecido título.

El trabajo en las divisiones inferiores rinde frutos. La inversión empresarial que cuida el centavo pero es generosa y respeta a la plantilla muestra que, con sensatez, la siembra puede ser fecunda. Un ejemplo para todos. ¡Salud, campeones!