Las indagaciones al exfiscal y al Contralor

valore
Descrición
Indignado 26
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 11
Jueves 06 de diciembre 2018

La semana empezó con una noticia atípica, por decir lo menos. Un ciudadano, a título personal y sin estar vinculado con ninguna causa judicial o informe de la Contraloría, pidió a la Fiscal subrogante que actúe y notifique al exfiscal Paúl Pérez y al contralor Pablo Celi por presunta usurpación de funciones.

La fiscal Ruth Palacios, que acogió el pedido, dijo que no se trata de persecución política. Esta pudiera provenir del grupo que actúa a la defensiva ante la avalancha de casos de corrupción contra altos funcionarios de la década pasada, que hasta ahora deja en la cárcel a un exvicepresidente a varios ministros, y una estela de presos de alto protagonismo en funciones públicas.

Hay causas contra el ex presidente Correa; otros expedientes apuntan a Jorge Glas y a una serie de exministros, al excontralor Carlos Pólit y a los dos antecesores de Pérez Reina.

En la Contraloría se adelantan 336 indagaciones por actos todavía no aclarados y que, tarde o temprano, pueden ir a parar a la justicia.

Por un lado, la fiscal Palacios pide, y con razón, que no se satanicen las acciones fiscales. Por otro, es difícil ignorar que cualquier dilatoria en la investigación de delitos de corrupción atenta contra la marcha del sistema judicial en su conjunto, para velar por los intereses del Estado.

La persona que denunció usurpación de funciones quizás no tomó en cuenta que, en el caso del Contralor, y ante la ausencia del titular que está prófugo de la justicia en Miami, Pablo Celi no solo que estaba en la facultad sino en la obligación de actuar. Los funcionarios de esa dependencia no deben detener su trabajo, para que podamos vivir en una sociedad que reclama transparencia y celeridad en los procesos investigados.

El exfiscal fue nominado de entre quienes habían obtenido las mejores calificaciones como fiscales provinciales, y ante la ausencia del exfiscal Carlos Baca, luego de los sucesos que empañaron a quienes estaban al frente de la Fiscalía y la Asamblea, en un año manchado por el escándalo.
Dadas las implicaciones, el país aguarda el desenlace del pedido.