Guayaquil ayuda a los quiteños por el coronavirus

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 31
Miércoles 22 de julio 2020

Quito está en medio de un nudo crítico entre la expansión del coronavirus y la infraestructura hospitalaria y las unidades de cuidados intensivos.

Mientras el esfuerzo por mantener la disciplina se expresa en más controles de las patrullas de las fuerzas del orden, la lucha médica sigue.

En ese frente, la capital ha recibido un balón de oxígeno anímico y de fortaleza indispensable. La solidaridad humana y material de Guayaquil.

Hace varios días, una brigada de médicos y especialistas de los más combativos durante el auge de la pandemia que devastó a esa importante ciudad llegó a Quito y se entrega a cuidar a los contagiados.

El alto riesgo que viven los trabajadores de la salud, médicos y enfermeras es una parte del drama. La otra es el sacrificio en horas de trabajo, el temple y fortaleza que se debe ir adquiriendo para no desmayar y encontrar motivos de lucha.

La profesión médica se ha puesto a prueba en el mundo y en Ecuador. El personal de Guayaquil apoya solidariamente a los luchadores en Quito.

El grupo médico venido de Guayaquil no quiere volver a su ciudad y seguirá con su esfuerzo que cabe agradecer de modo efusivo y claro.

Ahora, un convoy enviado por la alcaldesa Cynthia Viteri viajó el lunes durante horas y ya está en Quito. El importante envío se compone de insumos médicos, equipos hospitalarios y hasta carpas militares para montar unidades médicas de emergencia, para solventar la demanda de camas y dar cabida a pacientes.

En cuanto a los insumos médicos, los camiones militares transportaron 80 000 dosis de medicinas. Hay dexametazona, paracetamol, azitromizina, entre las más importantes. Han llegado también mascarillas, trajes de protección y equipos de oxigenación para emergencias.

Una ayuda especial es también el aporte de la Universidad Espíritu Santo, que toma muestras en Quito y las lleva a procesar en Guayaquil.

El habitante de Quito se sintió dolido en el momento más duro que atravesó Guayaquil; hoy se siente reconfortado y animado por la solidaridad recibida . ¡Mil gracias!