G20, multilateralismo y voluntarismo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lunes 03 de diciembre 2018

El sábado se cerró en Buenos Aires la Cumbre de las 20 economías más prósperas del planeta, en medio de muchas preocupaciones y de pocas decisiones. Si bien desde hace algunos años las cumbres no son el espacio para decidir, resalta la constatación de que el multilateralismo siga cediendo espacio al voluntarismo.

En el comunicado final, se reconocieron los problemas del comercio mundial y se plantearon reformas frente a los evidentes vacíos, pero no se criticó el proteccionismo, que definitivamente desequilibra los planteamientos globales en beneficio de un país o de un grupo de países.

Esta distorsión es más flagrante cuando detrás hay un manejo más personal que técnico del tema. El presidente de EE.UU., Donald Trump, lo dejó en claro al hablar sobre las relaciones comerciales con China, país que enfrenta el mayor porcentaje de aranceles establecidos por el Gobierno estadounidense a las importaciones. “Creo que estamos muy cerca de hacer algo con China, pero no sé si quiero hacerlo”, declaró.

El Presidente chino, en cambio, reclamó del foro un compromiso con la apertura y la cooperación, en aras de sostener el comercio multilateral.

Tras la cita también quedó pendiente el seguimiento a la reunión entre Trump y la canciller alemana, Ángela Merkel, para solucionar los problemas comerciales Estados Unidos-Europa. Las diplomacias y los frentes comerciales de los 20 países tienen una tarea difícil por delante para implementar las reformas a la Organización Mundial de Comercio (OMC), pero sobre todo para lograr que la visión multilateral tenga más peso que las visiones de los países y los mandatarios. Algo más difícil aún, en un tema de preocupación global pero que no despierta el apoyo esperado: el cambio climático.

El presidente francés Emmanuel Macron está entre quienes piensan que en la cumbre hubo un acuerdo unánime por un sistema multilateral basado en reglas, aunque reconoció que el modelo está atravesando una auténtica crisis y sufriendo tensiones. Una de las causas es, sin duda, el cambio en el modo de hacer política.