Entre la fiesta religiosa y la dinámica comercial

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Lunes 23 de diciembre 2019

El mundo Occidental celebra mañana por la noche un acontecimiento que cambió la historia de millones de seres y marcó los tiempos.

En un pesebre de Belén, en la antigua Judea, vino al mundo Jesús de Nazareth. Se produjo una división entre quienes reconocían su dimensión de hijo de Dios y los que todavía siguen esperando un mesías.

Jesús predicó y a sus 33 años murió crucificado por el poder romano. Bajo su influencia nació el cristianismo y sus futuras derivas en iglesias como la Ortodoxa y sus versiones y la Católica de Roma.
Más adelante, varias ramificaciones en Europa alumbraron otras visiones cristianas en el mundo.

El Ecuador es un país donde el sincretismo hizo lo suyo. La religión, que llegó de Europa, se imbricó en el calendario de las épocas de siembras y cosechas. Las fiestas de los pueblos ancestrales tomaron esta simbiosis.

Hoy en día la mayoría de ecuatorianos se identifica como cristiano y más como católico, en una época particularmente crítica para la Iglesia y su credibilidad.

La fe y la tradición hacen perdurar entre nosotros las enseñanzas del Dios del amor y la palabra de Cristo es mensaje de unidad y solidaridad.

Una sociedad muy dividida donde el odio la ha polarizado requiere de acciones y no solo discursos de una unidad y reconciliación que pueden remover conciencias y acciones.

Hace falta trabajar con denuedo por un país más justo y solidario, con la voz del amor que nació en Belén y con un alto sentido de respeto y tolerancia a la diversidad religiosa, política y de costumbres sociales y culturales nunca antes tan debatidas en la plaza pública.

Como algunas personas se concentran en el giro comercial, habrá que decir que el intercambio de regalos sin derroche ni exageraciones también dinamiza la economía, da de comer a mucha gente y permite superar ciertos apuros de contracción que la economía nacional atraviesa.

Una fiesta donde se conjugue la armonía con el crecimiento moral y material siempre es un buen mensaje en una fecha tan señalada.