El Estado debe aclarar la verdad de este femicidio

Este 21 de septiembre de 2022 habían pasado 10 días desde que desapareció María Belén Bernal. Finalmente, tras una búsqueda intensa, se halló su cuerpo sin vida. Es un hecho doloroso e infame. Y ahora todo el sistema judicial debe trabajar para hallar la verdad y condenar a los responsables de este delito.

No hay duda de que todo el Estado debe responder por este acto por una simple razón: lo último que se supo de María Belén Bernal es que acudió a la Escuela Superior de Policía el 11 de septiembre. Aunque deberá ser la Justicia la que se pronuncie, el país exigirá que actúe en consonancia con un hecho que solamente puede generar indignación. Una mujer, por el hecho de ser mujer, fue posiblemente asesinada en la misma sede de la Policía, en donde se forman los hombres y mujeres que dedicarán su vida a la protección de la ciudadanía. Pero eso es algo que en este caso no se puede decir.

Se agrava aún más cuando hubo testigos que escucharon gritos, pedidos de auxilio y luego se supo de un bulto. Se había puesto en libertad a Germán Cáceres, el esposo, quien es el principal sospechoso del asesinato. Se presentó a rendir su versión por presión de la madre de Bernal, Elizabeth Otavalo. Y ahora, Cáceres se encuentra prófugo de la justicia.

Algunos dirán que no se puede culpar a toda la Policía, pero nada de lo que se conoce hasta el momento libra a la Institución. Quedará la idea de que hubo el espíritu de cuerpo, que en realidad hubo un silencio cómplice en el predio de Pusuquí. Se actuó más por presión de la madre, de la familia y de la sociedad.

Este es un crimen que indigna. Hiere profundamente a una nación que padece una crisis moral severa. El Estado debe responder por cómo actuó y cómo actuará. No basta con nombrar a una mujer como directora de la Escuela. Es apenas una pretensión machista para conformar la indignación que existe entre las mujeres y en los hombres que luchan en su interior por dejar el machismo heredado, que es algo estructural. A las mujeres se las mata en el país. El martes se encontró el cuerpo de una mujer en el río Daule. Los femicidios son una realidad que duele.