Error en planificación y divulgación del Municipio

El Cabildo anunció, el jueves pasado, que desde el próximo martes 17 de mayo se cerrará completamente la Estación de Transferencia Marín Central de la Ecovía y del Corredor Central Norte. Sin duda, el mejoramiento de una plaza tan importante del transporte público es importante, para dar un servicio digno a sus usuarios.

La Marín es el enlace fundamental entre el norte y el sur de la capital. Según el boletín que envió el Municipio con información de la Empresa de Transporte de Pasajeros, por ese punto de la ciudad pasan más de 9 000 personas, de las cuales 5 000 usan la Ecovía y 4 000 el sistema privado Central Norte.

La cifra deja ciertas dudas. Basta pasar por ahí para pensar que son muchos más los usuarios. Como debe saber todo aquel que conozca esta ciudad, La Marín es probablemente el nombre urbano más pronunciado diariamente.

La falta de planificación y de previsión del Cabildo es notoria. Una intervención de esta naturaleza, en el eje de la movilidad quiteña, necesitaba una prolongada e intensa campaña de divulgación para presentar rutas alternativas. No solamente se afecta a las 9 000 personas que usan la Estación de Transferencia, sino a toda esta ciudad de geografía estrecha, en la que cualquier eventualidad genera un caos en el tránsito. Y también se afectará a los comerciantes de la zona de manera repentina.

Además, esta remodelación comenzará en un momento ­inadecuado, porque se celebrará el Bicentenario de la Batalla de Pichincha. Una buena parte de las actividades programadas se llevarán a cabo en el Centro Histórico.

Siempre las mejoras urbanas traen consigo incomodidades; que estas sean menos severas es algo en lo que debe pensar todo buen planificador. Pero eso es algo de lo que ha carecido la ciudad en varias administraciones, no solamente con la actual.

Es más, se debe pensar en el transporte. Varios usuarios han dicho a este Diario que se redujeron los horarios para movilizarse por la pandemia. Ahora que se ha vuelto a la normalidad, los buses siguen funcionado bajo tiempos limitados.