Emisión de deuda para pagar deuda

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 19
Viernes 24 de julio 2020

Las empresas que han hecho negocios con el Gobierno están sintiendo con mayor fuerza los efectos de la crisis fiscal, pero no son los únicos.

En el primer semestre del presente año, Finanzas acumuló atrasos por USD 3 200 millones con proveedores, gobiernos autónomos, seguro social, funcionarios públicos, entre otros. Los sueldos a los burócratas se vienen pagando con unas tres semanas de retraso, producto de la iliquidez fiscal, que se profundizó desde marzo por la pandemia.

El miércoles pasado, Finanzas ofreció pagar con papeles sus deudas con los proveedores, que suman USD 491 millones. Para eso ya se autorizó la emisión de USD 500 millones en bonos y certificados de tesorería.

Ante la crisis de liquidez, la propuesta del Gobierno es “reciclar la liquidez en la economía”, lo que significa trasladar recursos del sector privado al público y diferir los pagos durante varios años.

Si alguien quiere cobrar en efectivo, la condición es que compre esos papeles del Estado, los cuales tendrán vencimientos de 3, 5, 7 y 10 años y pagarán una tasa de interés semestral de entre 4,5% y 6,7%.

Para las empresas que necesitan efectivo para poder operar, la propuesta de Finanzas les obligará a negociar esos papeles en el mercado de valores. Ahí, el apetito por los bonos o los certificados de tesorería puede ser mayor si se abre la posibilidad de pagar impuestos con esos bonos.

El Ministerio anunció que está trabajando en una norma técnica y ajustes legales para cancelar deudas tributarias con estos papeles.

En cualquier caso, la negociación de los bonos en el mercado de valores significará un descuento para el vendedor, que finalmente cobrará un monto menor por los productos o servicios vendidos al Gobierno.

El descuento dependerá de la liquidez en el mercado -hoy restringida- y la facilidad para pagar obligaciones fiscales con estos nuevos bonos.

El Gobierno debe encontrar una solución integral al pago de sus obligaciones pendientes, ya que esos recursos son necesarios para mantener activo el aparato productivo.