El empleo, un reto para todos los sectores

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Miércoles 17 de abril 2019

La noticias preocupantes sobre el deterioro de la calidad del empleo en el Ecuador no cesan. Mientras tanto, la informalidad -es decir el trabajo remunerado con un ingreso menor al salario básico- sigue creciendo.

La última Encuesta Nacional del Instituto Nacional de Estadística y Censos, que analiza el comportamiento del mercado laboral hasta el mes pasado, trae otro dato: el desempleo subió en Quito, en medio de la discusión de si las desvinculaciones en el sector público incidieron o no.

Vista en conjunto, la situación no solo es producto de la crisis fiscal por la que atraviesa el país después de años de un elevado gasto público y de endeudamiento agresivo que no se concretó en un modelo de mayor competitividad y productividad, sino de cambios paradigmáticos en la estructura laboral mundial.

Mientras algunos gremios preparan protestas para el 1 de mayo, los Estados, los empresarios, los individuos están conscientes de que el grueso del trabajo ya no gira, como en décadas pasadas, alrededor de empresas formales de dimensión nacional y de modelos estáticos. El teletrabajo, el emprendimiento a distintas escalas, gana espacios.

El desarrollo exponencial de la tecnología y la globalización económica son algunos de los factores que no pueden ignorarse en el momento de repensar las políticas laborales y sus derechos concomitantes. El Estado ecuatoriano va rezagado en esa definición y a la vez siente la urgencia de ajustarse a los acuerdos con los organismos multilaterales.

Las reformas anunciadas, según las autoridades, incluirán contratación por hora o servicios, incentivos para contratar a jóvenes y mujeres, apoyo a pequeñas y medianas empresas. Pero si esa normativa no se acompaña con el fortalecimiento de la competitividad y la innovación, los esfuerzos serán nulos.

No está por demás señalar el papel protagónico del empresariado en la definición de este modelo, y el consiguiente compromiso. Una salida planteada son las alianzas público-privadas. Se trata de un gran problema que requiere grandes salidas.