Ciudadanía y Policía, juntas por la seguridad

Es un hecho. El crecimiento de la inseguridad agobia a la gente en el Ecuador. Adicionalmente, la acción violenta es cada vez mayor. Esto exige respuesta ciudadana y oficial conjunta.

El Gobierno y los municipios de Guayaquil y Quito respondieron al clamor. En Guayaquil, el sicariato y la sospecha de narcotráfico y microtrafico se tienen como causas.

Hubo respuesta. Reunión a alto nivel con el nuevo Ministro de Gobierno, la Alcaldesa y los organismos de seguridad local. Más policías, patrullajes y requisa de armas.

En Quito, la reacción oficial tardó unos días pero llegó. Policías que dejan las oficinas y salen a las calles. Y para ambos casos, utilización oportuna y puntual de tanta cámara de seguridad que requiere coordinación.

A estos aspectos que están en la superestructura de los poderes de ciudades y Gobierno se suma la acción y reacción oportuna en cada barrio, en cada almacén, en cada casa.

La idea de activar de modo consistente los chats para que los vecinos estén interconectados y den las alertas no es nueva, data del 2015.

Un antecedente fue el Plan de Seguridad de la Cámara de Comercio de Quito, que hace 15 años puso en acción a los socios con el uso de botones de pánico y respuesta policial.

Estos chats de vecinos ahora suman 2 413 en el país, e interactúan con las Unidades de Policía Comunitaria. Lo que surgió en el barrio Jipijapa de Quito se contagió a otros barrios hasta llegar a la cifra nacional.
Funcionan botones de pánico y cámaras de seguridad privada como insumos de las redes. No se trata ni mucho menos de propiciar justicia por mano propia, sino de una atención rápida de la fuerza policial más cercana para detener ladrones o hacer patrullaje donde hay sospechosos.

La respuesta de los fiscales y jueces debe ser de oficio. La costumbre de esperar la denuncia privada para delitos como estos no tiene asidero y expone a la venganza a las personas, quienes, así, se inhiben de denunciar.

Ahora hay que tener precauciones por la temporada festiva. Es factible pedir vigilancia especial de hogares y locales y traslado de valores.

Suplementos digitales