Mensaje electoral saludable, en tiempo de covid

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 14
Sábado 26 de diciembre 2020

El Presidente del Tribunal Contencioso dio un paso al frente, y muy positivo. Visitó a la Presidenta del Consejo Nacional Electoral. Todo un mensaje de respeto institucional.

La polémica entre los personeros de ambos organismos -los máximos de la función electoral en el país- pasó de castaño a oscuro por diversas razones, y se advertía el riesgo de una eventual zozobra de los comicios.

Con el encuentro oficial de Arturo Cabrera y Diana Atamaint, los ciudadanos tienen una garantía de que ningún aspecto de debate empañará el proceso eleccionario.

En días pasados, el presidente Lenín Moreno hacía un llamado cordial a las máximas autoridades del sufragio para que contribuyan con sus acciones a conducir de modo limpio y oportuno los comicios del 2021.

Desde que la Contraloría cuestionó la vigencia legal de partidos y movimientos -una acción fundamentada, pero a destiempo- todo empezó a causar incertidumbre. La verdad es que es inaceptable que partidos o movimientos con firmas dudosas se inscriban y participen para usar fondos públicos que son de todos.

El Consejo Electoral actuó borrándolos de los registros, el Tribunal de lo Contencioso Electoral falló en favor de alguna petición de los que se sintieron perjudicados. La pretendida candidatura presidencial de Álvaro Noboa por Justicia Social, luego de que su partido sucumbiera por falta de sustento legal, vino a empañar el último tramo de inscripciones.

La Corte Constitucional fue requerida pero prefiere mantenerse al margen. Hay 16 binomios ya inscritos y la impresión de papeletas presidenciales no puede retrasarse más. El 31 de diciembre arranca la campaña de modo oficial.
Más allá de los procedimientos jurídicos que ocasionaron demandas, debates y desencuentros, ambos organismos tienen la misión de llevar adelante elecciones transparentes.

Los candidatos, respetando las restricciones por el covid, deben hacer una campaña sin demagogia, con compromisos serios. El país se juega una carta de supervivencia en la ruta democrática pedregosa pero clave.