El país merece una minería responsable y amigable

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 24
Jueves 22 de octubre 2020

Los datos entregados por el Ministerio de Energía y recursos Naturales No Renovables muestran un aumento. La minería es el cuarto producto más exportado durante agosto.

La actividad minera es la tradición de pueblos originarios que, antes de la conquista hispana, tenían intensa actividad minera. El oro y la plata fueron símbolos de esas culturas.

Hoy en día, la extracción de minerales es fuente de riqueza en distintos países y la solidez de sus reservas suele estar expresada en oro. Los países que cuentan con este y otros metales preciosos e incluso tierras raras, los exportan para la industria, la joyería y la tecnología.

El planeta asiste también a visiones aparentemente encontradas en pro de la extracción masiva o de un inmovilismo total que pretende dejar todo el mineral bajo tierra.

Un punto medio es indispensable: el aprovechamiento de los recursos, conservando siempre el equilibrio entre el bienestar que merece el país con el dinero que puede provenir de actividades como la minería y los hidrocarburos, y una responsabilidad social indispensable, a la que se suma un respeto al entorno natural.

Solo en ese equilibrio es factible, viable, lícita, la práctica de la minera. Para ello el país cuenta con leyes, con normas claras de preservación ambiental y de respeto a las comunidades vecinas a los sitios de extracción.

La minería responsable tiene el visto bueno de la nación. La minería ilegal -de la que no suelen hablar los activistas- debe ser castigada ya que entraña destrucción del entorno natural, uso y abuso de mano de obra, fomento de la prostitución, lavado de dinero y conexiones mafiosas.

Una minería seria, con estándares internacionales probados, con profunda acción industrial sin contaminar las fuentes de agua ni destruir el entorno natural es la única opción.

Fuentes de trabajo para los vecinos, responsabilidad social con acciones prácticas y amable con el entorno y la gente son indispensables.

Una minería activa deja regalías e impuestos para las grandes obras urgentes que el país demanda en pro de los más pobres de la patria.