El doble discurso

valore
Descrición
Indignado 129
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 39
Lunes 03 de septiembre 2018

Un viaje insólito programaron a Washington varios legisladores del ala correista, algunos de ellos ex ministros del régimen anterior.

El argumento es buscar la intervención del Sistema Interamericano para los Derechos Humanos para reivindicar los derechos, que creen conculcados, de los funcionarios cesados por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social transitorio.

La semana pasada, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, les recibió y posaron con él en la misma puerta de la OEA, así como en el edificio donde funciona la Comisión Interamericana para los Derechos Humanos (CIDH).

Hasta allí todo parece normal, sin embargo cabe recordar a la opinión pública -y Almagro debiera recordarlo-, que esos políticos son los mismos que antes intentaron dinamitar el Sistema Interamericano para los Derechos Humanos.

La relatoría para la libertad de expresión de la CIDH, que tantos oficios interpuso por los derechos y libertades, fue constantemente vilipendiada por el gobierno anterior, que presionó a la prensa y a los periodistas. La CIDH defendió libertades y principios inmanentes para la democracia.

Los recursos económicos para el sistema, sus alcances y hasta la legitimidad de la propia OEA fueron cuestionados por el gobierno pasado, que intentó hacer daño al organismo continental y fortalecer otros sistemas. Doble moral.