Operación internacional del Biess

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 12
Viernes 23 de octubre 2020

En medio de las restricciones de liquidez, y con una gran cartera de créditos concedidos a los afiliados, el Biess ahora busca endeudarse en el exterior, traer dinero fresco al país y colocarlo en el sector productivo a través del mercado de valores.

Si la estrategia funciona, el Biess prevé conseguir USD 1 000 millones hasta diciembre próximo o marzo del 2021, a través de una operación de endeudamiento que tendría como garantía la cartera de créditos quirografarios, prendarios y bonos del Estado. Con esos recursos se podría impulsar la reactivación productiva, generar empleo y atraer a nuevos aportantes a la seguridad social.

El objetivo es loable, sobre todo en los actuales momentos cuando el país necesita acelerar la reactivación económica, para lo cual se necesita dinero fresco, pero también crédito a largo plazo y tasas de interés atractivas para reactivar los negocios.

El costo del crédito será clave en esta estrategia del Biess, que no debe olvidar que su principal objetivo es asegurar que los aportes de los afiliados deben ser invertidos con seguridad para garantizar que en el futuro se puedan pagar pensiones dignas.

La operación financiera del Biess tiene varios costos: la contratación de un banco de inversión; la tasa de interés que demande el prestamista, que dependerá del riesgo país, la calidad y el monto de la cartera que se pondrá como colateral; los costos operativos del propio Biess, y las provisiones que deberán hacerse al invertir en el sector productivo nacional, cuyo riesgo ha aumentado por efecto de la pandemia.

La coyuntura juega a favor de la estrategia del Biess, ya que las tasas de interés están muy bajas en el mercado internacional, gracias a una híper liquidez inyectada por los gobiernos.

Si el endeudamiento se realiza en condiciones favorables, el siguiente paso será asegurar que los recursos se coloquen en operaciones rentables, lo cual se puede conseguir a través de créditos a las empresas, pero también a los propios afiliados.

En cualquier caso, la inversión debe cumplir tres requisitos mínimos: seguridad, liquidez y rentabilidad.