La ‘Operación Buenos Aires’, un punto de partida

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 17
Jueves 11 de julio 2019

El Gobierno y sus fuerzas de seguridad asumieron una tarea riesgosa pero indispensable: impedir la minería ilegal en Buenos Aires.

Los alrededores de la parroquia La Merced y algunos sitios aledaños en las encrespadas montañas esconden uno de los más grandes yacimientos mineros del mundo entero.

Buenos Aires colinda con minas como Cascabel o Cielito Lindo. Allí, desde hace años y de modo paulatino, llegaban mineros de todo el país y miles de extranjeros (venezolanos y cubanos, principalmente). Las estimaciones oficiales cifran en 10 000 las personas dedicadas a la actividad de minería ilegal en el sitio.

Más de 5 000 personas fueron de-
salojadas en una acción policial que responde a una estrategia de Estado, con el soporte de Fuerzas Armadas, para evitar desbordes que, afortunadamente, no se dieron. Se presume que muchos de los mineros ilegales se fugaron por las montañas.

Ahora se trata de destruir maquinaria y movilizar escombros, para lo cual se emplearán los mismos sistemas de poleas que durante meses llevaban comida y enseres y bajaban piedras con oro para ser molidas.

Atrás de la minería se escondieron otros delitos tales como trata de personas, explotación sexual y lavado de dinero. Los mineros pobres son la punta de un gigantesco iceberg donde mafias y hasta grupos armados operan al margen de la ley.

La ‘Operación Buenos Aires’ no ha finalizado, pero marca un punto de partida para pacificar la zona y permitir acciones de mineras que cumplan normas ambientales y respeto a los derechos humanos de mineros y vecinos de la zona.

La política de Estado promueve la extracción minera respetando zonas intangibles y fuentes de agua; generar riqueza, regalías, impuesto y plazas de trabajo. El país no puede ser un mendigo sentado sobre una montaña de oro. Hay que aprovechar el mineral, hacerlo bien, de modo responsable con la gente y el entorno.

La ministra María Paula Romo informó que en 16 provincias se practica la minería ilegal. Queda entonces mucho trabajo por hacer.