Noticias preocupantes sobre la movilidad en Quito

valore
Descrición
Indignado 27
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 6
Sábado 28 de septiembre 2019

A dos semanas de aplicación de una severa medida restrictiva de circulación, ya se piensa en endurecerla.

En efecto, luego de casi una década de pico y placa, los vecinos de Quito y los ecuatorianos que por cualquier razón deben venir en auto a la capital desde distintos puntos del país, recibieron la medida de Hoy no circula.

Pero tan solo quince días después de su puesta en marcha y con perjuicios a una serie de actividades, como si esa medida fuese inocua, se ratifica la rotación, que será más dura.

A una semana de empezada la restricción, el vicealcalde Santiago Guarderas hizo saber que vendrá la rotación de placas para la restricción. Se supone que de esa manera evitará que quienes tengan posibilidades adquieran otro automóvil para desplazamientos. Algo que seguramente ya ocurrió con el pico y placa.

Pero una nueva restricción agudizará los problemas de programación en el transporte de alimentos, mercaderías, así como de personas que se movilizan a distancias lejanas y sin fácil acceso de transporte público.

Esta mala noticia -que no se ha explicado bien- llega cuando todavía las autoridades de Movilidad no han despachado salvoconductos para ciertas actividades esenciales.

Como si esto fuese poco, nos enteramos de que la puesta en marcha del Metro como solución de movilidad se retrasará 11 meses en relación con la fecha prevista inicialmente, por dos causas. La primera es que la detección de filtraciones de gasolina, que tuvo que solucionarse, aplazó la entrega de la obra.

La segunda es que el Cabildo todavía no sabe quién operará el Metro, pues hay retrasos en el proceso de contratación de la operadora. Las empresas interesadas esperan que se fijen las tarifas y la decisión no se toma para seguir adelante con el proceso de selección del operador.

La explicación de que la repavimentación de vías para solucionar la movilidad de manera integral duraría ocho meses queda en el aire. No hay Metro operando a la vista, no hay acuerdos ni diseño de los circuitos integrales y alimentadores. Quito es una ciudad poco amable para vivir.