Metro, una urgencia cada vez más dilatada

valore
Descrición
Indignado 22
Triste 0
Indiferente 18
Sorprendido 0
Contento 3
Miércoles 13 de enero 2021

Con la renuncia de quien estaba al frente de la empresa responsable del sistema del Metro, su puesta en marcha luce cada vez más lejana.Una obra importante, que movilizó recursos, que comprometió voluntades de los dos alcaldes anteriores, ahora se ve en medio de incertidumbre y ofertas incumplidas del Cabildo quiteño.

Se anunció que en marzo operaría. Una cosa es que un tren se ponga en marcha, circule por las vías férreas en etapas de prueba, pero otra muy distinta es que opere, lleve pasajeros y atienda la inmensa demanda de un transporte público cómodo, rápido y seguro. Además, debe estar conectado el sistema integrado de transporte y fijada la tarifa y las tarjetas electrónicas para los pasajeros.

La obra física está por entregarse, pero su operación es un todo complejo que hay que poner en orden milimétricamente. Con el Metro deben existir sistemas de seguridad, redes de cámaras en estaciones y vagones, tarjetas inteligentes, puertas y escaleras mecánicas y tornos o su equivalente en los sistemas modernos.

La propia operación no puede estar a cargo del ente público, en un esquema de eficiencia que se necesita. Además, en el mundo apenas un puñado de empresas tienen ‘know how’ y experticia en la materia.

Lo ideal es ir a concursos para los diferentes subsistemas, públicos, abiertos y transparentes, y no decidir a dedo un contrato millonario que nos ate por muchos años sin garantías de transparencia y certezas.

El fracaso de una cita de los concejales con el Alcalde, por primera vez en meses en el Itchimbía la semana pasada, no ha sido suficientemente aclarado todavía, pero el tema del Metro quedó detenido de nuevo.

Lo cierto es que el Metro no operará en marzo ni en junio, y si no se hacen las cosas bien y por el camino correcto, no será posible tener el sistema coordinado y sirviendo a los pasajeros hasta el primer trimestre del próximo año.

Las ideas de extender la línea hasta La Ofelia, Carapungo o Calderón, en el norte, parece que deberán esperar por varios años, y ni se diga un plan de ir por el sur hasta Machachi.