Delincuentes armados y ciudadanía indefensa

valore
Descrición
Indignado 23
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Jueves 03 de diciembre 2020

Las impresionantes imágenes de las armas destruidas solamente muestran la tremenda magnitud de un problema que hay que asumir y ponerle fin con orden y con la ley en la mano.

Las cifras de violencia, delincuencia armada y asesinatos han obligado a las autoridades a dar un giro con atención especial en Guayaquil. Lo ideal es no descuidar al resto del país.

La destrucción de armas ilegales incautadas en requisas militares o en operativos policiales contra la delincuencia solo muestra una parte del problema y el peligro latente.

La requisa de armas blancas en Ibarra, irónicamente en la propia ciudad blanca, ilustra el límite en el que vive la gente de allí, que es amenazada por la delincuencia día y noche.

Puede dar la impresión de que vivimos sin Dios ni ley. Pero hay leyes, la Constitución manda que el Estado, por intermedio de las fuerzas del orden, ejerza el monopolio exclusivo de la fuerza y cumpla su misión con respeto irrestricto a la vida y a los derechos humanos. El deber ser.

La realidad de las calles tomadas por bandas de sicarios lleva a pensar al nuevo Ministro de Gobierno en pedir que salgan los soldados. Si eso ocurre puede ser un acto demostrativo pero hay que hacerlo con cuidado de los derechos de la gente.

Más allá de eso, de cuando en cuando vuelve al debate público el asunto del porte de armas. Es un tema permitido el de la tenencia siempre y cuando sean registradas. Ahora hasta en la campaña se plantea el tema, ante el drama que viven los campesinos por el abigeato y el robo violento.

Pero sociedades libres que proclaman el derecho a tener, portar y usar armas por parte de los ciudadanos han sido víctimas de matanzas en colegios y en las calles y del uso de la violencia con armamento de todo calibre, como ha sucedido episódicamente en Estados Unidos.

Una realidad que no debiera imitarse. Ni en una sociedad madura tener más armas es la solución. Con la vida de la gente nadie debe jugar. Desde luego las armas para policías y soldados. Tampoco en manos de delincuentes, como sucede hoy, ante lo cual se buscan soluciones extremas.