27 de October de 2011 00:01

El Ecuador y la CIDH

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La audiencia del martes último ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) -la cuarta en los dos últimos años- sirvió para que ese organismo encargado de velar por los derechos en el continente, se pusiera al día sobre la situación de la libertad de expresión y de prensa en el Ecuador.

Este escenario es trascendental para defender derechos que se consideran afectados en los Estados miembros de la OEA, y suele ser el paso previo para acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuyas sentencias se consideran mandatorias. Así lo entienden quienes pidieron, en esta y en las anteriores ocasiones, ser recibidos para exponer las dificultades por las cuales atraviesan las libertades en el país. Se supone que el Gobierno y el Estado ecuatoriano también lo estiman así, a juzgar por la calidad de las delegaciones que han asistido a las cuatro audiencias, en especial a la del martes.

Empero, llama la atención la declaración del Procurador del Ecuador, quien dijo que los casos puntuales sobre la libertad de expresión en el país son de competencia del Estado. Pero no es así: esos casos sirven para que la CIDH documente si se respetan o no los derechos.

La intervención del Canciller también apuntó a desconocer los casos concretos y a derivar hacia argumentos políticos que le permitieron, en última instancia, recurrir al argumento de la soberanía nacional, como si el Ecuador pudiera sustraerse a los principios hemisféricos.

Más tarde que temprano, el Gobierno tendrá que decidir si acepta o no los postulados de la OEA, y por ende las recomendaciones que seguramente le llegarán tras la audiencia. Y también le tocará sincerar el discurso en torno a la ya vieja, pero nunca concretada, invitación a que esa Comisión visite el país para constatar “in situ” la realidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)