Ecuador tiene su mira puesta en el Pacífico y Chile

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 31
Martes 25 de junio 2019

El país se despoja de los prejuicios que prevalecieron en la década perdida, abre su mente y mira a la Alianza del Pacífico, a Prosur y a Chile.

Aunque proclamas y consignas desafortunadas vuelvan a hacer loas a la espada de Bolívar, como en tiempos de Hugo Chávez, prima la convicción de abrirse al mundo en la política exterior ecuatoriana.

En esa medida, luego de haber sido convidado hace años para integrarse a la Alianza del Pacífico -un aspecto natural incluso geográficamente-, los prejuicios y las ideologías caducas aislaron al país. Apenas si participaba tímidamente como observador.

Ahora, al contrario, si bien el proceso se inicia y tomará su tiempo, hay buena voluntad de México, Colombia, Perú y Chile. En breve, el Ecuador podría labrar una ruta en esos mercados y profundizar los intercambios con otras miras como la Alianza Asia-Pacífico (APEC), otro mercado inmenso, apenas explorado, en condiciones beneficiosas.

En ese marco de la nueva visión geopolítica y una vez que el fiasco de la Alba terminó para Ecuador y la iniciativa de Unasur fracasó por razones del sesgo político- ideológico que le imprimieron visiones obtusas, hay la propuesta del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur).

Es una iniciativa del presidente chileno Sebastián Piñera, abierta, de múltiples frentes y sin exclusiones. Ecuador suscribió el acta inicial en Santiago en marzo. Y en la misma ciudad, durante la reciente visita del presidente Lenín Moreno a ese país, surgió la idea de profundizar un Tratado de Libre Comercio( TLC).

El TLC con Chile puede abrir miras. La balanza comercial no petrolera no es favorable a Ecuador y eso debe impulsar al país a explorar cómo ampliar los envíos a ese mercado. Esta semana se inician conversaciones en Quito. El camino es largo, pero debe andarse con paso firme.

Chile es un país abierto al mundo. Más de medio centenar de tratados y acuerdos le han marcado un horizonte de progreso que el Ecuador debe observar, estudiar y seguir para beneficio de las empresas nacionales y la creación de fuentes de trabajo.