Diciembre, un mes de consumo y de expectativas

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 13
Lunes 02 de diciembre 2019

Un esquema que llegó de fuera y que se limitó en años pasados a un fin de semana de precios especiales, esta vez cobró una forma singular.

La extensión de la temporada conocida como Black Friday es un reflejo de las dificultades que ha debido afrontar el sector comercial.

Entre una economía que no terminó de despegar frente a las expectativas del Gobierno y los sectores productivos, la urgencia comercial dio pie a la prolongación de los períodos de promociones, descuentos y créditos sin intereses y pagos diferidos hacia la primera parte del año 2020.

El Black Friday es una doble oportunidad para los locales comerciales. Aprovechan las promociones para activar sus ventas y tienen la oportunidad de renovar sus inventarios.

Los flujos comerciales esperados frente a las proyecciones de inicios del año fueron modestos.

El bolsillo de los ecuatorianos pasa estrecheces. El alto desempleo y la falta de trabajo adecuado tienen en compás de espera a miles de personas que deberían engrosar las filas de la Población Económicamente Activa.

Las medidas de octubre y la reacción social, que de suyo paralizaron buena parte de la economía y apagaron las expectativas de mejora del crecimiento de las cifras macro, contribuyeron a proyecciones aún más conservadoras.

Los comercios viven de la dinámica de la economía; la venta de productos estimula las fuentes de trabajo, aun cuando sea temporalmente. Por eso la etapa comercial de noviembre y diciembre actúa como paliativo.

La crítica ciega al consumo a veces pierde de vista que la venta y compra de productos también estimula la producción. Una economía parada, junto a signos de recesión, no es una buena noticia para nadie.

El Ecuador debe afrontar diciembre bajo expectativas reales, pero es de esperar que el Legislativo y el Ejecutivo lleguen a acuerdos para mejorar el equilibrio fiscal a partir de medidas consensuadas, y que la Proforma 2020 sea viable.
El último mes del año puede ser de tránsito hacia una economía menos apretada. Lo requiere todo el país.