Desorden en plan de vacunas; otra crisis en Salud

valore
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 427
Sorprendido 0
Contento 18
Sábado 20 de marzo 2021

El problema coyuntural más hondo que atraviesa el país es sin duda el de la salud pública. El Gobierno otra vez se queda sin ministro y el Plan no se ve.

A un año del estado de excepción y los primeros casos fatídicos ocasionados por el coronavirus, el país sigue con una alta lista de fallecidos por covid comprobado o presunto, y la ineficacia para aumentar el número de pruebas es palmaria.

Pero lo que más ha indignado al país son los engaños. Las ofertas de las vacunas por parte de la autoridad ministerial desde hace varios meses luego llegaron a cuenta gotas. Fue un espectáculo el recibimiento de unos cuantos miles de dosis con calle de honor y chorro de agua al avión. El resultado de la aplicación, una operación difusa, profundizada por la comprobación de una lista de privilegios en la aplicación de vacunas.

Se dijo una y mil veces que la vacunación respondería a un plan. Se ofertó que hasta noviembre de este año ya habrían sido vacunadas un número de personas que superaran el 60% del total de la población, con lo cual llegaría la famosa inmunidad de rebaño.

Lo cierto es que la aplicación de las vacunas, si bien ha cobrado mayor velocidad que en los primeros días, no alcanzará a una inmunización en los niveles adecuados en varios meses. Quién sabe si el año siguiente apenas logremos cifras satisfactorias. Mientras tanto, la incertidumbre sigue, es desesperante.

Tras la renuncia de Juan Carlos Zevallos, que viajó a Miami y es indagado por presunto tráfico de influencias, el Presidente nombró a Rodolfo Farfán, que dejó el Ministerio de Salud ayer, con apenas 19 días en el despacho. Otra gran interrogante.

Lo cierto es que el Plan, que se dijo estaba diseñado, no aparece, como no aparecen los listados de vacunas vip que demanda la orden de un juez.

Un Gobierno agotado por la profundidad de la crisis del desempleo y el manejo complicado del coronavirus no parece ofrecer garantías. Se espera que el próximo mandatario sepa liderar el proceso y hacerlo con firmeza y claridad desde el primer día. Solo allí veremos algo de luz.